Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Mayores > El Carisma marca la diferencia

El Carisma marca la diferencia

CUIDADO INTEGRAL, ÁVILA 2024

Durante los días 6, 7 y 8 de mayo nos hemos congregado en Ávila, miembros de las RESIDENCIAS de personas mayores donde tienen presencia con su servicio o su dirección las HIJAS DE LA CARIDAD en todo el Estado.

Un centenar de trabajadores/as y Hermanas nos hemos reunido bajo el título «EL CARISMA MARCA LA DIFERENCIA».

Durante estos días nos ha guiado, magistralmente, Oscar Muñoz (Sacerdote de la Congregación de la Misión y enfermero).

Tras los saludos de bienvenida (que ya apuntaban a un fabuloso ambiente cargado de ganas de aprender unos de otros), al comienzo del martes 7 de mayo, y tras poner todo nuestro trabajo en manos de Dios con un ratito de oración, nos enfrentamos a lo que supone el cuidado integral de la persona mayor. Oscar desgranó todo lo que supone hacer una valoración integral (clínica, funcional, mental, social y espiritual), donde la «caridad» es el motor y, fieles a nuestro carisma, debemos aunar un amor afectivo y un amor efectivo.

A la luz del texto del evangelio del ciego Bartimeo fuimos identificando como es Jesús el primero que cura tanto corporal como espiritualmente y fuimos tomando conciencia de la importancia que tiene para nosotros tener en cuenta la parte espiritual de la persona.

En la tarde nos profundizamos el importante tema de la «aceptación incondicional». Fuimos subrayando como el prejuzgar siempre destroza la relación terapéutica, los diferentes niveles de aceptación que existen y lo fundamental que es trabajar la cordialidad (poner el corazón en lo que hago).

La escucha activa, la empatía y los patrones que nos ayudan a ello nos han ocupado durante una buena parte de la sesión.

No hemos terminado nuestro encuentro sin dar pautas concretas sobre el acompañamiento y la necesidad de centrarnos en la persona y no en el problema. La última parte la hemos dedicado a abordar la compasión como ese arte de percibir como propio el sufrimiento del otro.

Y todo esto regado de celebraciones, dos eucaristías llenas de fuerza, trabajo en grupos, convivencia y un excelente ambiente.

Al acabar cada jornada hemos tenido tiempo para visitar la bella ciudad de Ávila. Una gozada.

Además de haber asistido a unas jornadas de formación de excelente calidad, nos llevamos, el sentir generalizado de “ser y sentirnos familia”. Un ambiente de cercanía, complicidad y fraternidad ha estado muy presente en estos días.

Ahora, nos toca seguir en nuestras residencias, trasmitir a los equipos lo aprendido y las inquietudes despertadas y poner en práctica todos los nuevos retos. Nos vamos seguros de que (ciertamente) «el carisma marca la diferencia».

Al acabar el encuentro, todos\as nos llevamos esta tarjeta que en pocas palabras resume un sueño vivido como reto y que queremos hacer realidad.

GRACIAS AL P. OSCAR MUÑOZ Y GRACIAS A TODAS (CONSEJERAS Y PERSONAS QUE NOS HABÉIS ACOGIDO EN ÁVILA) LAS QUE HABÉIS HECHO POSIBLE ESTE ENCUENTRO.

Fidel, un participante.

Comentario
Accesibilidad