Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Sin categoría > Visita de Sor Carmen Pérez a la Comunidad Miguel Mañara
Dentro de su recorrido por la Provincia España-Sur

Visita de Sor Carmen Pérez a la Comunidad Miguel Mañara

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera”

Este año, el día de Andalucía en nuestra Casa, contó con la presencia de Sor Carmen Pérez, Consejera General de las Hijas de la Caridad. Con toda ilusión y esmero preparamos los diferentes espacios, pues tanto el Día como la Visita esperada lo merecían: Posters de monumentos de la ciudad, cesto con claveles, lugar dedicado a Sor Carmen y acompañantes y filas de sillas dispuestas a modo de salón de actos para el público.

Una pareja de flamencos, con gracia y elegancia, dan la entrada a Sor Carmen  que, una vez presentada por Sor Magdalena, saluda a todos con cariño.

Comienza la fiesta con la actuación de voluntarios: unos dedican piropos a Sevilla, otros recitan poesías, cantes y bailes de sevillanas. La sala se llena de música alegre, cantes y emotivas alabanzas a Andalucía. Todo se acompaña con sonoras palmas, y los que bailan ofrecen claveles al público invitado a la fiesta.

Pedro Luis, representante de los acogidos, y Consuelo, representante de los que participan en la “Ola de frío”, dan la bienvenida, y expresan, en nombre de todos, sentimientos de gratitud por cuanto reciben de todos los miembros de esta Casa, momento que finaliza con el canto del himno de Andalucía.

Y continúa la fiesta.

Varios voluntarios, de forma espontánea, van recitando poemas en los que describen la belleza de Andalucía, sus rincones, sus sabores, su simpática gente. Poemas que les brota del corazón y que reflejan los sentimientos y el orgullo de pertenecer a esta tierra.

La sala vuelve a llenarse de gracia andaluza. Ya suenan las sevillanas, que interpreta Jesús Lao y bailan cuatro parejas con finura y armonía. Todos se animan y acompañan con palmas y expresiones apasionadas de ¡Viva mi Andalucía! Pero las otras provincias no se quedan en el olvido, imposible, así que a la Virgen del Rocío se le aclama con sonoros fandangos. ¡Qué bien suenan los palos del flamenco! Y el público va recibiendo como obsequio un precioso clavel.

Y antes de pasar al comedor, Pedro Luis Barrera hace entrega de un regalo conmemorativo a S. Carmen: unas castañuelas con una cinta con la bandera de Andalucía donde se podrá leer:

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera”.

Y a la Madre de Dios la saludamos con la Salve rociera. ¡Qué emoción! Todos nos unimos a esta hermosa plegaria. Si no nos sale muy bien, no importa, pero a la Virgen no le puede faltar la expresión de nuestro amor por ella.

¡El comedor! Ni el mejor restaurante del mundo podría competir con la belleza, el gusto y la armonía que presenta la adecuada decoración: verde y blanco es lo que aparece ante nuestros ojos distribuidos en platos, vasos, servilletas, manteles…El color de Andalucía: paz y esperanza. Y con una sevillana se bendice la mesa: fraternidad, comunión tintada siempre de alegría. Y ya, con apetito, empezamos a degustar los platos típicos de nuestra tierra.

Este ha sido un día especial para todos nosotros, pues hemos tenido la oportunidad de acoger una visita muy querida. Día que al mismo tiempo nos ha dado la oportunidad de vivir un ambiente festivo y lúdico, de afianzar los lazos de fraternidad y comunión entre todos; día de verdadero “ENCUENTRO”.

Por tanto sólo queda decir . . . . . . . . . . . . . . . .

¡VIVA ANDALUCÍA! Y ¡GRACIAS POR VISITARNOS, SOR CARMEN! ¡VUELVA PRONTO!

Hermana participante.

Comentario