Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Hijas de la Caridad > Visita del Papa Francisco a Marruecos
Crónica Oficial de las Hijas de la Caridad

Visita del Papa Francisco a Marruecos

Hay acontecimientos en la vida que, por ser de carácter MUY extraordinarios, quien tiene ocasión de vivirlos en primera persona se siente afortunada, agraciada, privilegiada… y así nos sentimos el grupo de Hijas de la Caridad que hemos tenido la dicha y gracia de participar en la visita que el Papa Francisco ha hecho a Marruecos.  Un viaje que nos ha posibilitado estar a su lado, literalmente a su lado… durante el tiempo que estuvo con nuestra comunidad de Temara que atiende la misión  del Centro Rural de Servicios Sociales.

Durante su breve estancia en el país hizo el siguiente recorrido:

Día 30 de marzo: (llega al aeropuerto de Rabat/Sale a las 14 h.)

Encuentro con el pueblo marroquí, las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en la explanada de la Mezquita Hassan.

Visita el mausoleo de Mohammed V.

Visita de cortesía al Rey Mohammed VI, en el palacio real.

Visita al Instituto  MOHAMMED VI de imanes, predicadores .

Encuentro con los migrantes en la sede de Cáritas de Rabat

El día 31 de marzo:

Visita el centro Rural de Servicios Sociales de Temara, atendido por las Hijas de la Caridad.

Encuentro con los sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y consejo ecuménico de las Iglesias, en la Catedral de Rabat.

Eucaristía en el complejo deportivo Prince Moulay Abdellah

Regresa a Roma a las 17’15

Vamos a destacar en esta breve reseña su estancia en el Centro Rural de Servicios Sociales de Temara que es donde tuvimos ocasión de hablar con él con una cercanía inusitada, en un ambiente realmente fraterno, sencillo, espontáneo… pero donde nos dejó un mensaje profundo y donde también nos dio ocasión de gozar con su sentido del humor y su simpatía, se le veía sin prisa, sonriente, cercano…

Fue recibido en la entrada por las tres Hermanas que forman la comunidad y por el grupo de niños que acuden diariamente al apoyo escolar y al comedor, le acogieron con una preciosa canción de bienvenida, vestido con sus mejores galas, dos de ellos le entregaron un precioso ramo de flores.

Saludó a las mujeres que asisten a las clases de alfabetización y promoción, en muchos casos madres de los niños, que también esperaban a la entrada agitando sus banderines con auténtico entusiasmo.

Pasó a continuación a la sala donde esperaban enfermos que atienden en el pequeño hospital de quemados, enfermos de psiquiatría, madres con niños desnutridos o de bajo peso… y las Hijas de la Caridad.

Primero con el cariño que le caracteriza, acarició, besó a los niños, estrechó las manos de cada uno de los presentes, en algunos casos se interesó de forma especial y una Hermana le iban explicando y traduciendo lo que era preciso.

Cuando llegó al grupo donde estábamos las Hermanas procedió de igual manera, las de la misión de Marruecos le iban diciendo dónde estaban, cuando saludó a la Comunidad interprovincial de Melilla, dijo que la víspera había llorado… al preguntarle nosotras el porqué nos dijo: me mostraron la valla de Melilla, no podía creer lo que veía…una valla con “cuchillas” ¡qué falta de humanidad! Y todo por la plata.

Otra Hermana le expresó que su visita era el mejor regalo que se podía tener, y él sonriendo dijo hay regalos mucho más importantes y mejores: esos pobres, esos niños  – señaló a los que estaban en la sala- son el mejor regalo, pues son los que nos hacen ponernos delante del Sagrario, nos descolocan y nos hacen luchar por ellos.

Le explicamos que teníamos presencia en el mundo Islámico además de las seis comunidades en Marruecos había otras seis repartidas en Argelia, Mauritania y Túnez. Nos dijo que eso sería semillas de vocaciones en España.

Nos animó a seguir con los pobres, con los más pequeños, utilizo la frase que ya nos resulta familiar…sigan armando “lío”.

Ante otros comentarios que le hacíamos, contestaba con humor…cuando le dimos las gracias por sus mensaje, le dijimos que nos gustaban siempre sus palabras llamando a tender puentes y a ser misericordiosos… con chispa nos dijo que no a todo el mundo les gustaba. Y cuando otra hermana le expresó que rezábamos por él, le preguntó ¿a favor o en contra?

Antes de irse de la Casa, accedió con mucho gusto y cariño a hacerse una foto con nosotras y el Arzobispo de Rabat, que aprovechó para decir que después de esta visita del Papa estaba claro que había que reforzar la misión de Marruecos con más Hermanas…

Antes de subirse a su vehículo bromeo sobre la “corneta” del antiguo hábito de las Hijas de la Caridad, resaltando el “peligro” que suponía para los pasajeros cuando viajábamos en transporte público…

Posteriormente nos desplazamos para participar en la preciosa Eucaristía que ponía el broche de oro a su presencia en Marruecos, celebración muy bien amenizada por el magnífico coro formado por cuatrocientos subsaharianos.

Los discursos que ha ido dando a los colectivos con los que se ha reunido los podéis encontrar en la página del Vaticano así como la homilía de la Eucaristía.

Estás palabras resultan pobres para expresar lo vivido. Agradecemos de corazón la oportunidad que hemos tenido de gozar este encuentro tan entrañable con el sucesor de Pedro… ¡quién nos lo iba a decir!  También agradecemos a las Hermanas de la comunidad de Temara por su extraordinaria acogida.

Comentario