Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Acción Social > Ver el mundo para descubrir una realidad invisible
18 diciembre: Día Internacional del migrante

Ver el mundo para descubrir una realidad invisible

La movilidad humana forma parte del ser humano. Las personas nos desplazamos por el mundo, nuestra casa común, desde el principio de los tiempos. Viajar, visitar otros lugares siempre abre la mente y el corazón, tanto de los que se van como de los que reciben al visitante. Sin embargo, en muchas ocasiones, las migraciones se producen por necesidad. Muchas personas se ven forzadas a marcharse de sus lugares de origen porque les resulta imposible vivir con dignidad.

¿Cuáles son las razones por las que ocurre esto? ¿Qué se encuentran estas personas por el camino? La mayoría inicia viajes muy largos, inciertos, en ocasiones peligrosos, a veces con muchas paradas en las que se piensa que se ha llegado al final, para descubrir más tarde que no, que hay que hacer la maleta de nuevo. Otras veces permanecen en campos de refugiados durante años, manteniendo la esperanza de otra vida en otro lugar o de regresar a sus hogares algún día. Pero también son muchas las esperanzas y sueños rotos que quedan atrás al iniciar el viaje, siendo la pérdida y el desarraigo sus compañeras habituales. Encontramos, por otro lado, personas y familias que llegan al final del camino, y deciden echar raíces y construir una nueva vida. Requiere un gran esfuerzo porque implica aprender un idioma nuevo, conocer códigos culturales distintos, cuidar de no perder la propia identidad, hacer amistades.

Los países que abren sus puertas a personas migrantes y refugiadas también se enfrentan a cambios que, en realidad son positivos. En el encuentro con el otro se comparte lo que se es: experiencias de vida, formas diferentes de entender el mundo y de comunicarse con las personas. Os invitamos a mirar el mundo para conocer la realidad invisible de tantas personas, y que esto nos ensanche el corazón para acogerlas, compartir y celebrar la vida como familia que somos.

ORACIÓN.

  • Con amor, Tú, el Justo, nos has creado a tu imagen. Somos parte de tu santa familia.

R/ Nos  comprometemos  a  acoger  al  extranjero  en   medio  de  nosotros,  no solamente porque somos también extranjeros sino porque somos familia.

  • Con  amor,  Tú,  el  Justo,  nos  invitas  a  ofrecer  hospitalidad  porque  es allí  donde  te podemos encontrar.

R/ Nos comprometemos a abrir nuestros corazones a la realidad y a hacer  nuestro trabajo por la justicia social con base en la divina igualdad.

  • Con amor, Tú, el Justo, nos pides ir más allá de nuestros miedos, ser conscientes de la tristeza de otros pueblos y convertir nuestras fronteras en puentes de compasión.

R/Nos  comprometemos  a  no  vivir  en  el  miedo  y trabajar  hacia  la creación de fronteras  humanas  que  reconozcan  que  ningún  ser humano  es  ilegal  por  ejercer  el derecho a trabajar y alimentar a su familia.

  • Con  amor,  Tú,  el  Justo,  nos  pides  hacer  frente  a  los  poderes  y principados  que destruyen la dignidad del ser humano.

R/  Nos  comprometemos  a  crear  un  sistema  de  migración  más  justo  que  reconozca  a  los migrantes su humanidad y elimine las barreras para su completa participación en la sociedad.

  • Con amor, Tú el Justo, nos pides crear leyes Justas para todas las personas.

R/  Nos  comprometemos  a  enfrentar  las  leyes  que  castigan  o  privan  a  los migrantes  de  un proceso legal justo y de sus derechos y a apoyar las leyes que aseguren el respeto de esos derechos.

  • Con  amor, Tú,  el Justo,  has creado  el  mundo  y  todo  lo  que  en  él existe y es bueno.

R/  Nos  comprometemos  a  su  preservación  cambiando  nuestro  estilo  de  vida muchas  veces basado en el consumismo y explotación sin límites.

  • Con  amor,  Tú,  el  Justo,  nos  has  preparado  para vivir como santuarios  de  amor  y  de  justicia. 

R/ Haz  que  podamos cruzar  las  fronteras que nos separan de nuestro propio ser y del de  los  demás.  Que  podamos  sentir  la  alegría  y  el   sufrimiento porque  nos  sabemos  conectados  entre todos.  Que  tengamos  la sabiduría y el valor para decir NO a las leyes injustas que privan a  las  personas  de   su  dignidad  y  derechos.  Que  nuestra solidaridad  con  los  migrantes  sea  un  poder  transformador  en el  mundo. 

Que  la  bendición  de  Dios  venga  sobre todos nosotros  mientras trabajamos  juntos para ser portadores  de  la  imagen  de  Dios  e  instrumentos  de  compasión  y  hospitalidad, justicia  y  paz, abundancia y sostenibilidad.

AMEN

Comentario