Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Enseñanza > Veneración de la reliquia de San Vicente en el 400 aniversario del Carisma Vicenciano
Colegio Virgen Milagrosa de Sevilla

Veneración de la reliquia de San Vicente en el 400 aniversario del Carisma Vicenciano

A las once de la mañana de hoy, día 4 de diciembre, los alumnos de Primaria estaban en la entrada del Colegio esperando la llegada de la reliquia de San Vicente de Paúl. Un poco de alboroto y cuchicheo unos con otros, pero al abrirse las puertas, todo fue silencio y expectación.

Colocados haciendo un pasillo vieron entrar a Sor Pilar, nuestra Visitadora, con la esperada reliquia. Progresivamente fueron llevándola los  alumnos Delegados de Pastoral, Y así, recorriendo el patio, el hall principal, los pasillos y el jardín, llegaron a la Casa Provincial.

(Hicimos tres turnos correspondientes a los tres Ciclos de Primaria. Los alumnos de Secundaria y Ciclos Formativos participaron, de forma voluntaria, a partir de las 12:30)

La Capilla, decorada con mucho acierto y gusto, resultaba preciosa: Una amplia alfombra sembrada de cojines fueron los mejores asientos para los más pequeños. Una música de fondo ambientaba el momento.

                                 Comenzamos la celebración.

“En esta fiesta de la clausura del 400 aniversario del carisma vicenciano, nos reunimos para expresar nuestro respeto y cariño a  la reliquia de San Vicente

Una reliquia es una parte pequeña de algo que perteneció a una persona que hoy reconocemos como santa.

Las reliquias se conservan en un recipiente especial, a veces de plata o de oro.

preparada para que las personas la puedan ver y, generalmente, besar, o tocar, o hacer un gesto, al mismo tiempo que hacen una oración en silencio.

Recordamos que esto es lo que hacemos cuando tenemos una fotografía de una persona muy querida, especialmente cuando ya no la tenemos entre nosotros: la miramos, la tocamos, y hasta la besamos, incluso le decimos lo mucho que nos acordamos de ella y también el cariño que le tenemos.(Ante esta aclaración, una niña se echó a llorar. Posiblemente recordó a algún familiar muy querido para ella)

Hoy, que tenemos delante una reliquia de San Vicente, vamos a tener la posibilidad de recordar muchas cosas de su vida, y a pedirle que también nosotros, siguiendo su ejemplo, tengamos un corazón bondadoso, siempre atento a las necesidades de las personas que necesitan nuestra ayuda.

San Vicente de Paúl es un ejemplo y modelo a seguir para todos nosotros. Desde pequeños nos han hablado de él: de su historia, de su labor, de las cosas buenas que hizo…

Vamos a pensar  por qué San Vicente es importante para nosotros, y a recordar  algunas cualidades que tenía.              

Las preguntas realizadas tuvieron rápidas respuestas. Todos con las manos en alto  manifestaban ser VICENCIANOS.                

               Cualidades de San Vicente: Ayudaba mucho a los pobres.

                  Quería mucho a los necesitados.

          Era una persona buenísima.

          Ayudaba a las Hijas de la Caridad.

    San Vicente ayudaba sin pedir nada a cambio.

     

Y a plena voz, fueron cantando “ENSÉÑANOS A AMAR”

El momento de la veneración de la reliquia fue emocionante. Tantos niños en la Capilla y el silencio era total. Ordenadamente fueron acercándose para tocar la reliquia y orar.

Y por último, leímos una breve reseña de la vida de San Vicente.

Vicente de Paúl nació en una pequeña casa rural en las afueras de la aldea de Pouy, en  Francia.

Era el tercero de seis hermanos. La modesta condición de la familia hizo que muy pronto el niño Vicente tuviera que contribuir con su trabajo de pastor de ovejas y de cerdos a la economía familiar. Pronto también dio muestras de una inteligencia despierta, lo que llevó a su padre a pensar que este hijo podía estudiar. Cursó estudios primarios y secundarios en Dax, y posteriormente filosofía y teología en Toulouse durante siete años.

Se ordenó sacerdote muy joven, a los veinte años, con la intención de ser párroco de inmediato y así poder ayudar a su familia.

A los treinta años llegó a París, donde encontró inicialmente algunas pequeñas ocupaciones sacerdotales hasta que en 1613 empezó a trabajar en la importante casa de los señores de Gondi como preceptor de los niños y posteriormente director espiritual de la señora.

Pronto Vicente vio las lastimosas condiciones de vida materiales y espirituales de la población campesina, y también del clero parroquial que les atendía con serias deficiencias. Esta experiencia y su propia evolución espiritual, le llevaron a un decisión irrevocable de dedicar su vida sacerdotal, no a su familia, sino a la evangelización y ayuda a la población campesina y a la formación de sus sacerdotes.

A partir de esa decisión, la vida de Vicente mantiene hasta su muerte a los ochenta años, en 1660, una línea constante de dedicación a los pobres, los cuales se convierten en sus amos y señores.

Su visión, limitada en sus comienzos a la población campesina, se fue ensanchando progresivamente hasta incluir condenados a galeras, enfermos pobres, niños abandonados, soldados heridos, esclavos, ancianos desamparados, mendigos, refugiados de guerra, nativos paganos de Madagascar…

Para ello movilizó a sacerdotes (Congregación de la Misión), hombres y mujeres de la nobleza, de la burguesía y del pueblo llano (cofradías parroquiales de caridad y Damas de la Caridad), jóvenes campesinas (Hijas de la Caridad), a los que intentó contagiar con su propia visión del evangelio y su experiencia cristiana.

Murió antes de amanecer el 27 de setiembre de l660. Fue canonizado en 1737

Nos despedimos con el canto”Tras las huellas 

A mi puerta Alguien llamó un buen día,

en mi puerta me esperó pues Él sabía,

que mi corazón estaba lleno de alegría,

que mi corazón a Él le respondía.

Yo me sentí alagado por su elección,

Yo me sentí confundido, ¡vaya reacción!

pero los pobres me gritaban,

Y Jesús me interrogaba.¡

Tras las huellas de Vicente voy yo!

Voy buscando una huella que se me perdió

En el valle, en el monte o en el corazón

De aquel que sufre y muere porque no conoce a Dios

¡Tras la huellas de Vicente voy yo!

Antes de volver al Colegio, se detuvieron ante los posters MIRADA VICENCIANA y junto con los profesores, estuvieron comentando las diferentes POBREZAS de nuestro mundo.

Comentario