Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Formación > «Unas relaciones impregnadas por los valores evangélicos»
RETIRO DE SAN JOSÉ (Los Molinos, 8-10 marzo 2019)

«Unas relaciones impregnadas por los valores evangélicos»

Por fin llegó el tan esperado retiro de San José. Como ya viene sucediendo, nos reunimos las Hermanas sin votos, Seminaristas, Postulantes, Consejeras y Formadoras del Seminario para “regalarnos” un fin de semana de encuentro con nosotras mismas, entre nosotras y con el Señor. De hecho, así comenzó el P. José Ignacio Caamaño su ponencia; invitándonos a vivir el día de retiro como un auténtico don y regalo para estar con el Señor. Así mismo, nos recordó la importancia de la necesidad de la apertura de corazón para poder escuchar lo que nos tenía preparado. Por ello, era indispensable el silencio exterior, pero sobre todo, el interior.

Comenzó la jornada con un vídeo que nos motivaba a caminar la Cuaresma sin miedo, abrazando y siguiendo sus pasos, pues con Su amor nos basta.

Desde el convencimiento de que resulta necesario ser maduras humanamente para llegar a ser maduras espiritualmente, se nos planteaban las siguientes reflexiones:

  • ¬ ¿Cuánto de bueno hay en mí, y tengo y debo seguir trabajando para dar más y mejor? ¿Sé dar gracias a Dios desde el fondo de mi corazón y reconocer todo esto que me ayuda a seguir avanzando, madurando y creciendo en todas las dimensiones? ¿Dónde está mi referente?… ¡Teníamos que poner nombre! No obstante, por si nos despistábamos, nos recordó como pista la C8.: “La Regla de las Hijas de la Caridad es Cristo…”

El Señor nos llamó porque Él quiso, no porque fuéramos perfectas. Por tanto, cuenta con nosotras, tal y como somos, pero no por ello podemos acomodarnos ni instalarnos; la fe nos exige ir continuamente hacia delante, en consecuencia, debemos potenciar nuestros dones, para poder ponerlos al servicio de los más necesitados y al de nuestras Hermanas de Comunidad, que por cierto, es en la Comunidad donde verdaderamente nos jugamos el ser buenas Hijas de la Caridad (es donde se dan los roces…)

Continuamos desgranando el título del encuentro:

  • ¬ Relación: Somos seres sociales y por tanto es clave estar en contacto con nosotras y los demás. “Allí donde va un cristiano no hay soledad sino amor”. Los Pobres esperan de nosotras buenas profesionales, pero sobre todo, esperan ese contacto lleno ternura, dulzura, acogida, escucha… Además de ello, no podemos olvidarnos de que son ellos quienes muchas veces nos evangelizan.
    Cinco son los elementos que nos pueden ayudar en la construcción de unas 

    • relaciones impregnadas por el Evangelio (J. Olaizola, sj.):
    1. 1) Gratuidad: disposición a no medir, a no llevar cuentas.
    2. 2) Generosidad: deseo de entregarte.
    3. 3) Aceptación: ser como uno es y querer al otro con lo que es.
    4. 4) Libertad: capacidad de decidir con quién y cómo te quieres vincular.
    5. 5) Perspectiva: capacidad de entender nuestras relaciones como historias.
    • – ¿Cómo vivo y experimento en mis relaciones con los demás estos 5 elementos? ¿Qué debo potenciar, reconducir, trabajar para “hacerlo más y mejor”?
    • ¬ Impregnadas: A través de la metáfora de la esponja sumergida en agua, se nos invitaba a pasar de lo superficial a lo profundo. ¡No podemos ser superficiales! Debemos cuidar nuestra relación con el Señor, para podernos adherir a Él.
    • – ¿Qué debo trabajar, en qué tengo que afianzarme para que mis relaciones estén impregnadas del Evangelio?
    • ¬ Evangelio (Buena Nueva): Dios sólo quiere que seamos lo que Él ha soñado para nosotras; dar Vida, haciendo presente la Palabra de Dios. Jesucristo es la única buena noticia que debemos llevar. En este aspecto, se nos recordaba que la Misión es muy importante, pero que la Oración y la Comunidad también son indispensables, por lo que debemos lograr el equilibrio.

    A través del Evangelio, podemos conocer bien la manera de proceder de Jesús. Hemos de familiarizarnos con ella para continuar con su Misión.

    • – ¿Cómo me gusta que me traten? ¿Qué me ayuda? ¿Qué me molesta?

    Para finalizar escuchamos la canción de Cristóbal Fones, sj: “Tu Modo”, la cuál nos propició también materia para reflexionar. 

    Tras el compartir, y la celebración de la Eucaristía, llegó el momento de las risas y juegos… Entre películas, bailes y “procesiones” se nos voló el tiempo. Resaltar la presencia de una invitada especial: la ALEGRÍA. Sin duda fue la gran protagonista, junto a la fraternidad, ambas se hicieron muy presentes.

    El domingo el Señor nos tenía preparado un día precioso, lleno de luz, así que aprovechamos para pasar la mañana por la famosa “Calzada Romana”. De nuevo la alegría se convirtió en nuestra compañera de viaje, y esperemos que nos haya acompañado de vuelta a nuestras comunidades y servicios, y que seamos capaces de compartirla con quienes nos rodean.

    Para ir concluyendo, agradecer las palabras del P. José Ignacio, palabras que nos llenaron de luz y de esperanza. De la misma manera, agradecer el esfuerzo de nuestras Consejeras que con tanto cariño nos acompañan y por último ¡Mil gracias! a nuestras Comunidades que con su generosidad, nos permiten disfrutar de estos encuentros que tanta vida nos dan.

    Sor Olatz Almandoz

    España Norte

Comentario