Abundancia y pobreza frente a frente

Una mañana de contrastes

Era martes de Carnaval. Día de fiesta en Las Palmas. Las calles repletas de gente, bullicio, música por todos lados, derroche de disfraces de todo tipo y color… 

Las Voluntarias ya estábamos preparadas para ir a la sede donde tenemos los alimentos. Ante semejante espectáculo pensamos que pocos acogidos  vendrían. La verdad es que no nos dimos cuenta de qué día era, de lo contrario habríamos cambiado la fecha. Pues…¡adelante! Pero cuál fue nuestra sorpresa: llegaron tantos, que ocuparon hasta la escalera. Mi reflexión  fue la siguiente: Qué contraste; frente a frente la abundancia y la pobreza. Y tuve tema para meditar.

Y después de una acogida cercana, cariñosa y fraterna, despedimos a las 16 familias, con la alegría de ver sus caras alegres y sus carros llenos de cuantos artículos iban a necesitar para los próximos 15 días, fecha en la que nos volveremos a encontrar.

Sor Esther tuvo que marcharse un poco antes, pues vive lejos del Centro de acogida y resulta algo peligroso andar por ahí, particularmente hoy. Las demás seguimos hasta las 20:00 h.

Una Voluntaria del Grupo.

Comentario