Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Menores > Tercera Semana del Campamento “La ciudad de las Artes” Ugíjar 2019
Menores

Tercera Semana del Campamento “La ciudad de las Artes” Ugíjar 2019

Os dejamos una nueva experiencia de servicio del Campamento “La ciudad de las Artes” en Ugíjar 2019.

Hoy voy a hablarte de mis héroes, quienes me hacen crecer como persona, desde los más pequeños a los mas grandes.

Porque, aunque sea difícil plasmar en un papel aquello que se siente con el corazón, o esas miradas de asombro, alegría, felicidad, diversión, entusiasmo y amor con la que los niños nos miran a los “maestros” como ellos nos llaman, intentaré expresarlo de la mejor forma posible.

Aun siendo mucho lo que se hace por ellos, llega a ser poco cuando te enteras de algunas de sus historias. Pero aun así son tan grandes de corazón que con poco que les des, tienen y disfrutan muchísimo.

Por lo tanto, que mejor que hablarles a ellos, como decía al principio y como dice la canción de David Rees, “mis héroes”. La razón por la que al menos yo, joven de 20 años, deje la cotidianidad de mi vida y haga los kilómetros que hagan falta para echarnos unas risas y carcajadas. Para que recuerden los momentos que vivimos en el campamento, para que no estén en sus casas o algunos de ellos en la calle y que al menos tengan un momento de compañía y diversión.

Esos rostros que el primer día te miran con asombro e intrigados por saber quién eres y que, aunque los compañeros te avisen que te van a hacer muchas preguntas. Lo que menos piensas es que fueran las 6 horas los 5 días de la semana, e incluso si los veo por el pueblo sigan preguntando. O que en la piscina vengan a por ti para cogerte y hundirte, que como me decían… “si te han hecho eso es porque les importas y te han aceptado.”

Pues la verdad, que si tengo que responder miles de preguntas o llevarme una bombona de oxígeno a la piscina, lo haría mil y una vez por tal de verles las caras de alegría.

De ellos aprendí que no importa la etnia que sea para estar juntos y divertirse, que el rechazo a etnias distintas es del mundo de los adultos. Que por amor te ofrecen hasta sus casas. Que aunque a veces cueste hay que comérselo todo! Que el ajedrez es para todas las edades, y lo mas importante, me recordaron cómo se jugaba. A ver el mundo con ojos de niños, con ilusión, sin cansancio y día tras día me hicieron grande. Aprendí lo que son los interbares, aunque me costó entenderlo. A hablar “Granaino agitanao” y tantas cosas que me quedo con que me enseñaron a valorar la vida. Quiero ser como vosotros!

Dar las gracias a las hijas de la caridad por el trabajo que realizan, en este caso Sor Maria Teresa, Sor Concepción y Sor Josefina, que me fascina, en este caso ellas tres pero en muchos otros han sido otras hermanas, cómo a veces tienen ellas más espíritu juvenil que los propios monitores o incluso que los niños. Gracias a todas las hijas de la caridad por hacer este tipo de obras hacia los más necesitados y sobre todo hacia los más pequeños, quienes son el futuro y el sustento de todos nosotros.

Además, en el campamento no solo es diversión sin un trasfondo, sino que aprehenden. Si, con “h”. Porque no solo se les muestran los distintos tipos de artes o artistas, sino que, gracias a personas como Germán e Inma, es llevado a la práctica tanto del arte como a la social, teniendo dia tras dia unos valores que mostrar y que enseñar a los más pequeños, poniendo en común y comparándolos con la actualidad. Por lo tanto, realizando un aprendizaje con sentido.

Y como el cuento de Chiflu, ellos son los que le dan vida, libertad y color a mis vacaciones y a mi vida. 

GRACIAS a vosotros, pequeños pero muy muy grandes. Seguir así, con esa madurez para muchas cosas que vivís y recordar en el futuro que se necesitan voluntarios para hacer este tipo de actividades!

“La belleza está en el interior. Recuérdame aunque te diga Adiós”

Alejandro Garcia Navarro. Julio de 2019.

Comentario