Hijas de la Caridad España-Sur > Memoria Agradecida > 2018 > Sor María Paz Melero Polo
“En la vida y en la muerte somos del Señor”

Sor María Paz Melero Polo

Sor María Paz Melero Polo falleció en Granada, el día 1 de marzo de 2018.

“En la vida y en la muerte somos del Señor”. Estas palabras del Apóstol las hizo suyas Sor Mª Paz, ya que era una mujer de FE, expresada en su actuar,  pues según la Escritura:  una Fe sin obras “está muerta”.

Así lo manifestaba en su entrega total a los  más Pobres: los más indefensos, los marginados de la sociedad y casi olvidados de ella. A esos tuvo la dicha de servir. Solo personas como Sor Mª Paz, desprendidas de todo, saben descubrir a Dios en ellos y entregarse sin condiciones a los muchos servicios que necesitaban. 

Estos de los que hablamos, son los enfermos mentales, allí en los Psiquiátricos, tanto de Córdoba como de Granada. Allí pasó la mayor parte de su vida proporcionándoles todo cuanto necesitaban materialmente, sí,  pero sobre todo dándoles,  amor,  bondad,  acogida….. Con una gran ternura acudían a ella como a su verdadera madre,  así la llamaban mucho de ellos.

Sor Mª Paz era feliz a pesar de todos los sufrimientos que este servicio conlleva, pero su visión de Fe le hacía superar todo y hacerlos felices en la medida de sus posibilidades. 

Era una persona bastante creativa, se inventaba fiestas, paseos…. para hacerles la vida algo más agradable. Disfrutaba mucho haciendo trabajos manuales que utilizaba como adornos en los pabellones de los enfermos, según las fiestas que se celebraban: feria, Semana Santa, fiestas típicas de la localidad etc…  En todo ello se hacía ayudar por algunos enfermos, los que tenían un poquito de lucidez  para poder hacer algo, así todos se sentían protagonistas.  Esto lo hacía a costa de dedicarles  mucho tiempo, paciencia y trabajo, pero por el bienestar de estos pobres enfermos lo daba todo y se daba a sí misma.

Y como ya se ha dicho, era una mujer gran fe que veía a Cristo sufriente en cada una de estas personas, y según sus manifestaciones, siempre sentía el deseo de hacer algo más por ellos a ejemplo de su Señor, que se entregó hasta la muerte.  Parece que el Señor quiso recompensarle este  amor  hacia  sus “preferidos “ los más pobres, llamándola al encuentro definitivo con Él en este tiempo cuaresmal, camino hacia la Pascua.  Murió el día 1 de marzo, 2018.

Los últimos años de su vida los vivió en la Residencia de Hermanas Mayores  Regina Mundi” (Granada), donde fue aceptando el dolor de la enfermedad que se iba presentando poco a poco. Perdió casi totalmente la vista, luego su gran delicia de trabajos manuales tuvo que ir dejándolo; perdió totalmente el oído, dos sentidos tan necesarios  para relacionarse y sentirse motivada en su vivir diario.

Al principio podía disfrutar y hacer disfrutar de esas habilidades que el Señor le había dado ayudada por Hermanas y personas del entorno. Toda la Residencia recordará siempre los preciosos Belenes que ponía en Navidad, con tales detalles que dejaban admirados a quienes los visitaban. Muchas de sus figuras eran hechas por ella; disfrutaba y hacía disfrutar aunque, como ya se ha dicho, los dos o tres años últimos dirigía, pero podía hacer poco.

Como era de Antequera, provincia de Málaga, su familia, que era numerosa y vivían muy unidos,  la visitaba mucho, y sabiendo que ya le costaba hacer sus manualidades le hacían algo en sus casas y se las traían para que las colocara en el Belén. ¡Cómo disfrutaba y hacía disfrutar!

Todo ese largo camino de su vida la iba preparando para el encuentro con Dios, Padre bueno, a quien se había entregado con su FIAT generoso. Quería llegar a Él conducida por María, la madre llena de ternura, que la acompañó toda su vida, a quien amaba profundamente y no perdía ocasión para hablar de Ella y hacerla amar por cuantos la rodeaban.  María la habrá acompañado hasta la presencia del Señor, donde ya goza por toda la eternidad y desde allí pedirá por toda la Compañía, por las Comunidades donde vivió y  “segurísimo”… por los pobres a los que sirvió.

¡DESCANSE  EN  PAZ¡

La Comunidad de la Residencia “Regina Mundí”

(Granada)

Comentario