Hijas de la Caridad España-Sur > Memoria Agradecida > Sor Adelina Castellote Blasco
“Ahora Señor, según tu palabra, puedes dejar a tu sierva irse en Paz”

Sor Adelina Castellote Blasco

Sor Adelina Castellote Blasco falleció en Cáceres, el día 2 de febrero de 2018.

Así imitó a su Esposo hasta el final, y el día dos, día de la Presentación del Señor en el Templo,  Sor Adelina, a sus 103 años,  se presentaba en el Templo Santo   a ofrecerle al Señor su larga vida.   Seguro que el Señor abrió sus brazos para abrazarla y decirle “Ven, bendita de mi Padre….”.               

A pesar de la pena  por su partida, nos confortó  el presentarle al Señor a nuestra querida Hermana un día tan bello,  la Presentación del Señor.  Y seguro, estamos convencidas, que la Virgen, a quien tanto amaba,  la acompañó en su comparecencia ante el Señor. Ya fallecida  nos costó quitarle el rosario de las manos, no lo soltaba ni de día ni de noche, y con él se fue.             

Aunque su estancia entre nosotras ha sido  muy corta, dado que necesitaba muchos cuidados, nos ha dejado  muchos bellos recuerdos.            

Nació Sor Adelina el 4 de Enero de 1915, en Valencia,  aunque amaba a Teruel tanto, que decía que ella era de Teruel.  Entró en la Compañía el 19 de Junio de 1941. Trabajó muchos años en el campo de la Salud, en Hospitales, hasta que sus fuerzas se lo permitieron. Sirvió a los Pobres en Plasencia y últimamente en Coria, en la Residencia de Ancianos.  Al salir las Hermanas en el 2015 de esa Residencia, fue enviada a nuestra Casa, Obra Social la Milagrosa de Cáceres.  A pesar de sus años quería servir a los pobres. Ponme un oficio_me decía,_ quiero servir en el Comedor a los Pobres.  Esto era continuo , hasta que logramos convencerla  de que su misión era rezar por la Compañía, por los Pobres, por las vocaciones ….           

Muchos años,  pero siempre se ha mantenido fuerte;  han sido solamente unos días en cama, y lúcida hasta el final.         

Gracias, Sor Adelina, por tus años de entrega en el servicio a los Pobres. Gracias por los buenos momentos que hemos vivido junto a ti.  Estamos seguras que te presentarías ante el Señor acompañada de tantos Pobres como serviste, y el Señor te recibiría con el “Ven, bendita de mi Padre”.        

Hasta pronto, hasta el Cielo.  Cristo te de la vida  y el Padre el abrazo a su hija querida.

Comunidad Obra Social   “La Milagrosa”.

Comentario