Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Saber más para servir mejor
Escuela de catequistas en La Línea

Saber más para servir mejor

Viernes 17 de marzo. Comienza la “Escuela de Formación 2017”. Un año más, nos reunimos en el Centro Contigo (La Línea de la Concepción) jóvenes de la provincia de Sevilla en un encuentro caracterizado por la formación, para recibir nuevos conocimientos que nos enriquezcan como personas y principalmente como catequistas.

Fue un fin de semana intenso, dividido en cuatro cursos correspondientes a diferentes niveles de formación. En ellos se imparten una serie de asignaturas por “profesores expertos” en las distintas materia, quienes exponen y dan a conocer, tanto sus conocimientos como las experiencias vividas, nutriendo así, a los jóvenes catequistas o futuros catequistas de las nociones básicas para poder manifestar y educar en la fe a sus catecúmenos.

Por consiguiente, nuestra Escuela de Formación pretende hacer consciente al joven de la necesidad de dedicar momentos de encuentro, de compartir, de recibir una formación de calidad, que será la base que nos haga guías, testigos, educadores en la fe.

Somos el instrumento, a través del que Jesús se sirve para seguir transmitiendo la Buena Noticia, por lo tanto ¿cómo transmitiremos su legado, cómo enseñaremos a orar si previamente no lo vivimos nosotros primero, si no oramos en comunidad, si no nos paramos a aprender de nuestros referentes?

Asimismo, el encuentro de catequistas es un momento esencial en el proceso del joven para su propia maduración en la fe, ya que el catequista debe crecer en conocimientos y hacerse consciente de que ser catequista es una vocación a la que nos sentimos llamados por Dios. Y en nuestro encuentro anual de catequistas, nos hacemos conscientes de la importancia de esta llamada.

El hilo conductor de toda la escuela ha tenido como objetivo conocer las distintas Ramas de la Familia Vicenciana, para así alcanzar nuestro principal objetivo como cristianos y vicencianos, que no es otro que ser comunidad que forma parte de la Iglesia Universal pero con nuestra identidad propia del ser vicenciano.

Gracias a esta clase de encuentros, pequeños y mayores recibimos el impulso para evolucionar y crecer, y siempre bajo la identidad de JMV.

Para enseñar es necesario saber lo que se enseña, conocer cuál es el mensaje cristiano que se ha de comunicar al otro. En definitiva, el espíritu de nuestra formación es el mismo que sigue la Escuela Vicenciana: “Saber más para servir mejor”. Pues a partir del mismo, podremos alcanzar nuestra misión como vicencianos y catequistas: construir el Reino de Dios en comunidad, en actitud de cercanía, de servicio y atendiendo las necesidades de los más pobres.

CRISTINA RAMOS GANAZA

SECRETARIA DIOCESANA CÁDIZ

Comentario