Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Hijas de la Caridad > “Revitalizar los dinamismos comunitarios”
Encuentro de Hermanas Sirvientes Octubre 2018

“Revitalizar los dinamismos comunitarios”

“Doy gracias a Cristo Jesús que me hizo capaz, se fio de mí y me confió este ministerio” (Tm. 1,12)

Este texto del apóstol San Pablo a Timoteo ha estado de telón de fondo en el encuentro de formación que las Hermanas Sirvientes, con menos de siete años en este servicio, hemos tenido en Madrid del 19 al 21 de octubre.

Sor Mª Cruz Gutiérrez, Hija de la Caridad, de la Provincia Madrid- Santa Luisa, ha sido el “faro” que ha iluminado la reflexión sobre el tema que nos convocaba “Revitalizar los dinamismos comunitarios”.

Sus palabras y tono entusiasta y esperanzador nos han hecho situarnos ante el tema con el corazón abierto para acoger con alegría el derroche de retos que se nos presentan en esta misión encomendada: “llamadas por Dios a un servicio de amor”. Con un sencillo esquema nos proponía el rico contenido a reflexionar en esta jornada y media.

Partiendo de que el servicio de la Hermana Sirviente es el de animación y dirección y que ambos aspectos requieren el acompañamiento, nos presentó como texto paradigmático de esta tarea el de Lc. 24, 13-25 (los discípulos de Emaús) destacando las actitudes de Jesús en su misión de acompañante: se acerca, se interesa, se pone a su servicio, parte de sus vidas, hace camino con ellos, no se impacienta, no “actúa” de protagonista, anima, lanza a la comunidad…

Guiadas por la reflexión de Sor Mª Cruz e iluminadas por los ricos documentos que nos ha proporcionado hemos realizado un sucinto pero profundo recorrido por lo que supone la misión de la Hermana Sirviente en:

tiempo de los Fundadores,

las Constituciones y Estatutos

la Guía de la H.S.

A través de la reflexión personal ahondamos en cada uno de los dinamismos que posibilitan la animación de la vida espiritual y comunitaria; el diálogo en pequeño grupo nos facilitó enriquecernos unas a otras con aquello que nos inquieta, nos supone reto o desafío y sobre todo, iluminarnos para ver cómo revitalizar cada uno de estos dinamismos y así evitar caer en la rutina, lograr que realmente aporten a nuestro ser la “vitalidad” que necesitamos para que el tono de nuestra entrega a Cristo en los pobres esté marcado por la alegría, la esperanza, la ilusión… en definitiva la PASIÓN que deben caracterizar nuestra entrega a Dios.

Sabemos que la pasión por Cristo y por los pobres fue lo que hizo que San Vicente y Santa Luisa abrazaran la novedad… y fueran más allá de todas las fronteras.

Estos son unas “minúsculas” pinceladas sobre lo tratado…No es posible recoger aquí el amplio contenido de estas jornadas ni la hondura de las reflexiones compartidas, pero esperamos que se nos pueda proporcionar la exposición completa de Sor Mª Cruz para que, en los espacios de autoformación, una la lectura pausada y la meditación reposada de lo escuchado y vivido nos permitan seguir profundizando en todo lo “degustado” estos días.

¡Que como “vigías”…en seguimiento de Cristo…seamos testigos de la VIDA…MÍSTICAS Y PROFETAS entre los pobres!

En el encuentro, como siempre, han estado muy cuidadas y bien preparadas las celebraciones litúrgicas. El ambiente fraterno y distendido ha marcado nuestras relaciones; cada vez el conocimiento mutuo se acrecienta y facilita un mayor grado de comunicación fluido y familiar.

Expresamos nuestro agradecimiento por la riqueza de la formación que se nos ofrece y a las Hermanas de las dos Casas Provinciales que nos acogen siempre con tanto afecto y cordialidad.

Una Hermana participante

Comentario