Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Hijas de la Caridad > Un premio de honor para las Hijas de la Caridad
Comunidad de Madrid

Un premio de honor para las Hijas de la Caridad

Creo que es un buen motivo de gozo y de alegría la concesión de este premio de Honor a las Hijas de la Caridad por parte de la Asociación de Mujeres Empresarias (ASEME) de Madrid. “Por su trayectoria a favor de las mujeres, merece un especial reconocimiento. Su labor constante en residencias, colegios, hospitales, proyectos de integración, comedores sociales y bancos de alimentos han mejorado nuestra sociedad. Mujeres que ayudan a mujeres, en sus peores momentos, acompañándolas en sus primeros pasos para que recuperen su vida, con la dignidad que todo ser humano debe tener. Discretas y constantes llevan la responsabilidad social en su ADN desde hace 400 años. Premio Príncipe de Asturias en el año 2005”.


La concesión de este premio por parte de la Asociación de Mujeres Empresarias es un reconocimiento sincero a toda una labor realizada por las Hijas de la Caridad en el campo de la pobreza y de la marginación social. Los pobres, los pobres de este mundo nos esperan, decía con frecuencia San Vicente de Paul. Las Hijas de la Caridad viven hoy de verdad esto testamento de su santo fundador.

Ellas saben muy bien que la esencia de la actividad evangelizadora es la proclamación del Evangelio a los pobres, la alegría de ser enviadas a los pobres, de llegar a los pobres, a los marginados y a los que no tienen voz en nuestra sociedad, como repite con frecuencia el Papa Francisco. Estar con los pobres, sentir el olor de los pobres para vivir y ser testigos auténticos del amor de Cristo es la razón principal de la vida de las Hijas de la Caridad. ¡Qué bonito pasar por este mundo como Jesús de Nazaret haciendo el bien a todos, curando heridas, ayudando a los que sufren, cerca siempre de los pobres! Nuestra sociedad necesita un gran espíritu de humanidad, despertar una gran sensibilidad ante el sufrimiento de tantas personas que cerca o lejos de nosotros viven la pobreza, la marginación social y cuya voz resbala con frecuencia en este mundo tan lleno de egoísmo y de ambiciones.

Felicitamos sinceramente a las Hijas de la Caridad por su admirable labor social que realizan como Iglesia tanto en ciudades como en nuestros pueblos, al mismo tiempo que valoramos este gesto de la Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid al concederles este premio de honor por el servicio que como mujeres están ofreciendo hoy a nuestra sociedad, entregadas siempre a los más pobres y necesitados. Una buena noticia que puede despertar muchas conciencias y abrir caminos nuevos de solidaridad en la vida de muchos hombres y mujeres.

14/10/2018  Florentino Ezcurra                        

DIARIO DE NAVARRA

*Florentino Ezcurra, ex delegado de Cáritas Diocesana.

Etiquetas:

Comentario