Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Hijas de la Caridad > Poco a poco, a la luz del Espíritu, la senda se perfila
Nueva Casa Interprovincial en Melilla

Poco a poco, a la luz del Espíritu, la senda se perfila

Nuestras Constituciones nos dicen: “Cuando Dios escoge a alguien para una vocación particular, Él mismo se compromete a señalarle el camino. Poco a poco, a la luz del Espíritu, la senda se perfila” (C. 49).

Con esta frase en la Capilla y con este convencimiento en el corazón, nos recibieron a Sor Carmen Pérez y a las Visitadoras y Consejeras de Obras Sociales de las cinco Provincias, nuestras Hermanas de la Comunidad Interprovincial de Melilla: Sor Mª Luisa Hurtado (España Este), Sor Eloína González (España Norte), Sor Ascensión Barceló (Madrid “Santa Luisa”), Sor Elena Gómez (Madrid “San Vicente”) y Sor Clara Román (España Sur).

POCO A POCO… como quería San Vicente, al paso de la Providencia, descubriendo, analizando, escuchando y siempre cercanas y amigas de los más frágiles. Así caminan las cinco Hermanas en medio de una realidad compleja a nivel social, político, económico y religioso en una ciudad de tan solo 12km2 rodeada de valla por un lado y mar por el otro. Valla que marca frontera y mar que abre horizontes porque esa es la realidad de las gentes que, procedentes de muchos lugares de África, se mueven por ese entorno: saltan fronteras, aun poniendo en peligro su vida, con la esperanza de un futuro de paz y bienestar.

Y quieren caminar como Moisés, con los pies descalzos, porque sienten que pisan tierra sagrada, y como Abraham, en una actitud constante de salida, porque quieren permanecer disponibles y resistiéndose a toda instalación.

A LA LUZ DEL ESPÍRITU… por eso estos días han estado marcados por muchos momentos de oración y celebración.

Con las laudes y las vísperas hemos unido nuestras voces para cantar agradecidas porque Dios ha confiado en nosotras y nos ha enviado para ser luz y sal. En la oración con motivo de la festividad de Todos los Santos hemos escuchado al Papa Francisco, a Benedicto XVI y a Sor Susana Guillemin señalándonos caminos de santidad.

La Eucaristía de apertura, que se celebró en la Parroquia “Santa Micaela” de los Padres Paúles, fue emotiva y solemne. Estuvo presidida por el Padre Julián Arana, Director de la Provincia de España Este, acompañado de D. Eduardo Resa, Vicario de Melilla, y de los Padres Ángel Santamaría y Amador Casamayor de la Congregación de la Misión. Participaron también Hermanas de las Comunidades de Nador y Alhucemas.

En las preces expresaron su deseo de vivir la vida como mujeres bendecidas dejando actuar a Dios y dejándose interpelar por el sufrimiento humano. En el ofertorio, junto al pan y el vino, la ofrenda de unas pequeñas macetas simbolizaban su vida repleta de semillas recibidas de Dios y que quieren hacer germinar. Y para terminar una profunda acción de gracias por sentirse enviadas a hacer realidad la novedad del Reino, a llevar la alegría del Evangelio y a acercarse a los hermanos con humildad, sencillez y caridad.

LA SENDA SE PERFILA… desde el discernimiento vivido en Comunidad y compartido con las Visitadoras y Consejeras.

Ya han pateado las calles y frecuentado las escolleras donde duermen los menores, han visitado los centros de acogida de los MENA (“La Purísima”, “Gota de leche”, “Divina Infantita”) y de atención a los emigrantes (CETI), han dialogado con otras Congregaciones y grupos de Iglesia. Y estos días con varias reuniones en distintos momentos y compartiendo la mesa hemos dialogado sobre inquietudes, deseos, miedos, luces, siempre desde la humildad y con mucho entusiasmo. Y también algunos asuntos domésticos materiales o de funcionamiento porque estrenar casa y modo de vida necesita matices y unificar criterios.

Y en todo hemos sentido que “Dios mismo se compromete a señalar el camino”. A nosotras solo nos queda ESCUCHAR, CONFIAR Y AMAR.

¡Adelante, Hermanas de Melilla! ¡Ánimo en vuestro discernimiento! Y GRACIAS por tanto gozo compartido.

Visitadoras provinciales

Etiquetas:

Comentario