Comedor Virgen de la Acogida

La Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl fue fundada por San Vicente de Paul y Santa Luisa de Marillac en París en 1.633..Es en 1790 cuando llegaron a España y en el siglo XIX se hicieron presentes en casi todos los países del mundo.

En la década de los cincuenta, en Badajoz, se establece la Familia Vicenciana: Padres Paúles, Hijas de la Caridad y Voluntarias de la Caridad. En esta época gran parte de la población pasaba hambre y las voluntarias de la Caridad deciden hacer algo para dar respuesta a tanta necesidad. Las Hijas de la Caridad por entonces trabajan como enfermeras en el Hospital Provincial perteneciente a la Diputación de Badajoz, y tras exponer la necesidad de tener  un local para este fin, esta entidad les cede uno dentro del mismo edificio del Hospital. Desde sus origines, han intentado dar respuesta con fidelidad, disponibilidad y creatividad a las situaciones de marginalidad y exclusión social que, a través de los tiempos, han ido surgiendo. Y así , en los años 80, con la restructuración del Hospital Provincial y la imposibilidad de mantener el comedor abierto en este lugar deciden alquilar un local en la calle Santa Lucía para seguir ayudando a los más necesitados de la ciudad.

En el año 1.991 fijan su sede en la dirección actual de Martín Cansado 40 ampliando sus servicios en el ámbito de lo social con ropería y duchas.

Actualmente, las Hijas de la Caridad realizan su misión en colaboración con laicos profesionales y voluntario/as, al servicio de todas las personas que padecen situaciones de exclusión y sufrimiento en cualquier etapa de su vida, como:

  • Niños y jóvenes en situación de riesgo social
  • Enfermos del SIDA
  • Mujeres víctimas de la violencia de género
  • Personas sin hogar
  • Inmigrantes
  • Personas ex reclusas
  • Familias en riesgo de exclusión
  • Personas con problemas de adicciones
  • Mujeres prostituidas

Personas con trastornos mentales graves

Aquí os dejamos un pdf con información ampliada de nuestros servicios.


Etiquetas:

Comentario