Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Miembros del Secretariado Internacional AIC nos visitan
Delegación de Sevilla

Miembros del Secretariado Internacional AIC nos visitan

El Señor nos ha bendecido con la visita de Tayde y Lalo. Así ha sido. Y cuánto bien nos ha hecho esta casi inesperada visita de Tayde de Callataÿ, Directora general y Milagros Galisteo (para los amigos Lalo), Coordinadora de los Proyectos en Europa y Medio Oriente.

Pues el 29 de abril, y con toda puntualidad, ya estábamos caminando hacia Mérida Lalo, Conchita, Presidenta diocesana de Sevilla, y Sor Rosa María, Hermana asesora, para encontrarnos con Tayde y empezar a visitar los diferentes Proyectos que AIC tiene en la Delegación de Sevilla.

Y después de saludarnos, sin pérdida de tiempo ya que era mucho lo que había que ver, seguimos viaje a Badajoz. En el Comedor Virgen de la Acogida nos recibieron las Hermanas, el P. Alfonso, CM, Socorro Gómez, Presidenta del grupo de dicho Comedor y Antonio Tena, Presidente del grupo del Comedor de San Vicente, este último es proyecto propio de AIC Badajoz.

Dejamos nuestros equipajes, descansamos, nos unimos a la Comunidad para el oficio de Vísperas y, dado que ya era la hora de la cena de los acogidos, pasamos al comedor para servirles y charlar con ellos.

Y en la cena con las Hermanas fuimos comentando diferentes experiencias vividas acá y allá.

El día 30 disfrutamos visitando las dependencias de la casa: sala de acogida, despensa, ropero, duchas… pero sobre todo observando el trabajo esmerado del Voluntariado y las Hermanas en la preparación de los carros de alimentos que poco después se encargarían de distribuir a los que, ordenadamente iban llegando, comentaban asuntos, necesidades personales al voluntario que los acogía,  todo ello en un ambiente de respeto al mismo tiempo que cordialidad y cercanía.

Fuimos al Comedor de San Vicente. Casualmente la cocinera estaba enferma ese día y el presidente del grupo se hizo cargo inmediatamente del fogón, los enormes pucheros y… ¡Vamos! ¡Menudo arte! Y es que se iba acercando la hora del almuerzo y todo tenía que estar a punto.

Recorrimos los diferentes espacios del comedor donde, como en el anterior, pudimos comprobar el orden, la limpieza, la abundancia de productos, la disponibilidad del Voluntariado…y la generosidad de tantas personas e instituciones colaboradoras.

Y allí se improvisó un breve coloquio con Tayde y Lalo que, al mismo tiempo sirvió para hacer visible y cercana la internacionalidad de la Asociación.

Y como contábamos con buen coche y mejor conductor, en pocos minutos ya estábamos en Mérida. Nos esperaban Rosa María Hernández, Presidenta diocesana de Mérida-Badajoz, y María Ramos, Presidenta del grupo Santa Eulalia. Era el momento oportuno para comer. Y un restaurante cercano al lugar del encuentro estaba todo el voluntariado  y nos honró la presencia de D. Antonio Bellido, asesor espiritual del grupo.

Al llegar a local, sede de los Talleres de Alfabetización y Corte y Confección,  nos sorprendió la presencia de tantas personas, todas ellas fieles participantes de la formación que allí se imparte, en bien de su promoción. Brevemente nos explican el funcionamiento de estos talleres. Y sin necesidad de insistir para que ellas participaran, espontáneamente fueron expresando el beneficio que reciben, haciendo hincapié en el trato cercano, amable, “somos una familia”, “estamos deseando que llegue el lunes para venir a clase”-decían algunas. En la sala pudimos apreciar los vestidos que confeccionan y se envían a Marruecos, y los cuadernos donde se reflejan sus adelantos. “Me encanta ir por la calle y comprobar que ya puedo leer los letreros, anuncios…¡y enterarme de tantas cosas! “La vida me ha cambiado”_comentaba una señora con gran emoción.

D. Antonio nos comunicó con satisfacción el interés en aprender, la buena actitud  ante la formación que reciben y la cordialidad que se da en el grupo.

Después de tomar una sencilla merienda, se despidieron contestas de haber participado en este encuentro extraordinario. 

Día 1 de mayo

Y ya, a Sevilla, para al día siguiente visitar La Casita de Chiclana. Pequeña Residencia para doce ancianas, sostenida por el Voluntariado con la ayuda de todo el pueblo. ¡Qué ingeniosas son las chiclaneras para obtener recursos! Y es que no tienen más que hacer para ello que seguir el ejemplo de Sor Tránsito, la Hija de la Caridad fundadora de La Casita. Para estas voluntarias, hablar de esta Residencia exige traer a la memoria la figura, el recuerdo y ejemplo de esta muy querida Hermana. Saludamos a cada una de las señoras en sus respectivos mini-apartamentos, en los que no faltaba de nada: recuerdos familiares, adornos, regalos, … La felicidad de las ancianas y sus testimonios de cariño nos llegaron al corazón.

Y una vez reunidos con los Voluntarios de los tres grupos de Cádiz ( Cádiz, Barbate y Chiclana) para tener un intercambio, en el que Tayde y Lalo  nos hablaron de los proyectos del Secretariado Internacional para los próximos años y los Voluntarios comentaron las diferentes actividades que realizan, sus logros y dificultades, pasamos  a la sala donde disfrutamos de una comida fraterna.

Regresamos a Sevilla para al día siguiente, 2 de mayo, visitar la labor del Voluntariado en el Comedor de Triana, el Ropero, las Duchas y el Economato. El Economato es pequeño, pero los productos que se ofrecen son todos de buena calidad, muy variados;  orden, control  y la limpieza por todos lados. A pesar de la hora, muy temprano, ya estaban los voluntarios haciendo su trabajo de reposición de todos los productos. Este lugar es muy apreciado por los acogidos ya que pueden elegir, a un precio simbólico, aquello que más necesitan.

A continuación fuimos al Proyecto de Reinserción sociolaboral, cuyo local es un espacio cedido por los Padres Paúles de la Parroquia de San Gonzalo. Allí estaban profesores y “alumnos” esperándonos. Una vez que Rocío, nuestra Delegada Regional, presentó a  Tayde y a Lalo, los profesores  fueron presentándose y comentando la formación que imparten, y  los “alumnos” contando algunas experiencias vividas, los objetivos que pretenden y los beneficios de participar en el Proyecto y mostraron la ilusión de conseguir un Diploma para poder incorporase al mundo laboral y salir de su situación actual.

En la sala de reuniones de los Padres Paúles nos reunimos los tres grupos de Sevilla. Tayde y Lalo nos hablaron de la Internacionalidad de la Asociación, Proyectos, Prioridades…aportándonos amplia información que el Voluntariado agradeció mucho.

Finalizó la mañana con la comida, en un ambiente de fraternidad, alegría, y gratitud por esta visita que nos ayuda a sentir con más realidad la cercanía e  internacionalidad de la Asociación.

La tarde la dedicamos a visitar un Proyecto de la Familia Vicenciana: Casa de Acogida Miguel Mañara, donde nos encontramos y dialogamos con algunos de los “alumnos” que participan en el Proyecto de Reinserción sociolaboral.

El día 3 fue muy especial.  Visitamos otro Proyecto de Familia Vicenciana:ALMA VICENCIANA , donde se acogen a mujeres que vienen de África y que han sido amenazadas con el tema de tratas. Vivimos una experiencia que nos emocionó; sentimos la presencia del Señor. Una de las chicas había decidido  marchase, y a lo largo de la conversación salió el tema de nuestro Proyecto donde, entre otros títulos, se ofrece el de Peluquería. A chica se le iluminó la cara. Le dijimos si quería ser Peluquera,  y rompió a llorar. “ ¿Por qué han venido hoy? “ y ella misma se contestó “ Solo Dios, las ha podido traer”. Decidió no marcharse.

Terminamos la visita con un encuentro con Sor Pilar Rendón, Visitadora de la Provincia España-Sur. También se hicieron presentes Sor Magdalena, Consejera de Obras Sociales y Sor Clotilde, Consejera de Mayores.

Fue un momento de mutuo agradecimiento por el trabajo coordinado que la Hijas de la Caridad y la Asociación de Caridad realizamos en total colaboración, fraternidad, apertura, y disponibilidad en favor de los más desfavorecidos de nuestra sociedad.

         ¡Gracias, Señor, por habernos llamado a colaborar en tu obra!

Sevilla 4 de mayo de 2018 

Etiquetas:

,

Comentario