Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Mayores > Las Hermanas del DULCE NOMBRE participan en los Ejercicios Espirituales
Mayores

Las Hermanas del DULCE NOMBRE participan en los Ejercicios Espirituales

Tras dos años de pequeños Ejercicios Espirituales, procurados por la Comunidad de Candelaria,  éste año  hemos podido disfrutarlos  diez de las Hermanas mayores de la Comunidad que residimos en la Residencia  y tres Hermanas mayores de la Comunidad del Colegio San Vicente que, por edad y movilidad reducida, tampoco pueden desplazarse a otros lugares.

Lo teníamos todo muy organizado para sentirnos cómodas, con un espacio muy cuidado para cada acto.

El 13 de mayo comenzamos nuestros Ejercicios para terminar el 18. Todo invitaba a mantener  un clima de recogimiento, silencio, oración, y reflexión  que ayudó a ir asimilando las reflexiones que nos hacía el Padre con sus meditaciones, haciéndonos llegar el evangelio con una mirada

 SIEMPRE AGRADECER…

Es de bien nacidos ser agradecidos, por ello en nombre de las Hermanas que hemos podido realizar los Ejercicios Espirituales en la Residencia Dulce Nombre de María, queremos dar las gracias a su Hermana Sirviente  y a las Hermanas de la Casa que con tanto cariño nos han tratado.

Cómo no valorarlo sabiendo el trabajo que esa Casa proporciona y no sólo han sido dos días ¡¡ sino una semana completa!!

Hemos tenido tiempo de reflexión y encuentro con el Señor, que ha sido muy enriquecedor y de gran vivencia humana.

A todo ello han  contribuido tanto la Exposición del Santísimo, cada día ambientando de distinta forma, haciendo cada encuentro con el Señor, bello y único; como las conferencias del Padre Paúl, Rayco Zerpa, que con temas actuales y propios de nuestra vida como Hijas de la Caridad, han hecho reavivar en nosotras la esperanza y la alegría.

Valores y actitudes que, como Hijas de la Caridad, podemos transmitir a los que nos rodean, y para ello no hay edad ni estado de salud, sino capacidad de entrega renovada tal y como el Señor nos quiera en estos momentos.

Y para más detalle hemos tenido la visita de Sor Clotilde, detalle de cercanía de nuestros Superiores, que agradecemos.

No podemos pedir más, sino dar gracias al Señor por todo lo que hemos recibido de Él y aunque tengamos cada una muchos años “acumulados”, eso no sea un obstáculo para vivir desde la alegría y la esperanza nuestra Vocación.

Faltándome las palabras, me atrevo hacer  eco de las de san Vicente de Paúl:

“¡Qué grande es esto! ¡Qué gran motivo para alabar a Dios, y agradecerle incesantemente esta gracia!    (San Vicente VIII, 83).

Sor Ana Mª Trigueros

Comentario