La Libertad

Jornadas anuales del Valor

En los días 16 y 17 de octubre se han celebrado las JORNADAS ANUALES DEL VALOR dentro de la formación de la familia vicenciana. Este año los participantes hemos reflexionado y aprendido sobre el VALOR DE LA LIBERTAD.

Estas jornadas se han celebrado en la Casa Provincial de Sevilla el día 16 y en Granada el día 17, siendo impartidas por el Padre Celestino Fernández, C. M. vicenciano, persona muy querida y admirada por la compañía de las Hijas de la Caridad.

Han estado orientadas a la formación del personal laboral, hermanas Hijas de la caridad y voluntarios que trabajan o colaboran en nuestras obras, entre ellas, obras sociales, hogares, residencias de mayores entre otras, con el fin de ofrecernos ampliar la formación dentro del carisma vicenciano, y las mismas han sido jornadas muy enriquecedoras por su contenido y valores.

El contenido de las jornadas, este año, ha girado en torno a la figura de LA LIBERTAD como valor. Se nos han mostrado diferentes aspectos de la LIBERTAD, partiendo de la concepción de la misma como la facultad que todos tenemos de hacer o no hacer algo con el límite que nos marca la ley. Además, se nos presenta como un don y una tarea que debe marcar nuestra vida, día a día como trabajo continuo, siendo necesario para alcanzar este objetivo el superar todos nuestros miedos y prejuicios y así conseguir esa ansiada libertad, una libertad interior, una libertad propia.

Dentro de este marco de libertad, se nos presenta como referente, la figura de Jesús de Nazaret.  Jesús fue libre. Fue libre frente a su entorno social, hacia su familia, sus amigos, frente a las autoridades religiosas, en su opción de vida, en la forma en la cual se dirigía a las personas que de una forma u otra formaron parte de su vida. Jesús solo se ató a su misión.

La libertad es un valor que debe imperar en nuestro día a día y en todas nuestras relaciones, existiendo muchos tipos de libertad, tales como: Libertad de opinión, de expresión, asociación, movimiento, culto, educación y otros tipos de libertad que nos pueden ayudar a ser mejores con nosotros mismos y con los que nos rodean.

Queremos desde aquí dar la enhorabuena a nuestro ponente, el Padre Celestino, por el éxito alcanzado en estas jornadas ya que han sido unos encuentros muy enriquecedores y que a buen seguro han contribuido para desarrollar el valor de libertad en todos los participantes, lo cual redundará en su trabajo y labor en las diferentes obras que integran la Compañía. Nuestro agradecimiento también, a las Hijas de la Caridad y a todos los participantes que han asistido a las jornadas.

Terminamos con una frase de nuestro ponente “Hay que atreverse a ser libres”.

Comentario