Alcalá de Guadaira

Homenaje a Sor Gertrudis

Cuando la Casa dejó de ser Colegio de niñas, solo quedó la Guardería de niños, regida por Sor Catalina. Tiempo después, la familia de don Agustín Alcalá, la casa que tenían en esta misma calle, la donó, y la Comunidad se trasladó incluyendo la Guardería.

Esta Casa quedó deshabitada, se pensó muchas cosas, pero acordaron cederla al Ayuntamiento por un tiempo. Cuando usted llegó de Superiora a la Residencia de la calle Sor Emilia, se encontró que la Residencia marchaba perfectamente, pero por la forma que estaba construida y el mismo solar, la vida no era cómoda. Entonces usted pensó se podría utilizar esta Casa para hacer la Residencia.

Con usted se reunieron: Don Manuel y un grupo de personas, algunos hoy aquí presentes, quiero recordar: Joselito Rubio, Rafael la Casa, Francisco Bono y algunos más.

Lo primero que hicieron, fue gestionar con el Ayuntamiento para desalojar el edificio. Una vez recuperada, se gestó el proyecto y se buscó el dinero, pues la cosa no era barata. Recuerdo el día de la colocación de la primera piedra, fuimos muchos los que os acompañamos.

El tiempo que duró la construcción, usted estuvo pendiente para que todo fuera perfecto. Se inauguró el 27 de septiembre del año 2000, festividad de San Vicente de Paúl. El acto, con Eucaristía y bendición de las instalaciones, estuvo presidido por el Cardenal de Sevilla. Mons. Carlos Amigo.           

En aquel momento me hubiese gustado acercarme a usted para felicitarla y decirle lo mucho que sentía su partida, pues ya se sabía que marchaba a otra Residencia.

Al cabo de casi 17 años, vuelve usted a esta casa, donde se encontrará, que de todos los que llegaron de la otra Residencia quedan: Sor Ángeles, que sigue siendo cocinera, Mª Sol, auxiliar, Susana, la trabajadora social y Said, compañero de mantenimiento. Y la última residente de la época, Lolita Rivas, falleció hace unos meses.

Personalmente le quiero decir, ya que no pudo disfrutar de la Casa como se merecía, hoy pase aquí, una horas alegres y felices.

Etiquetas:

Comentario