Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Fui forastero y me recibisteis
La Familia Vicenciana en Roma

Fui forastero y me recibisteis

Durante los días 12-15 de octubre, la ciudad de Roma ha acogido a más de 10.000 peregrinos para celebrar el Simposio con motivo del 400 aniversario del Carisma Vicenciano. Las Hermanas jóvenes de las Provincias de España, junto a las Hermanas responsables de dichas Provincias Canónicas, hemos participado con gran alegría de estos días de fiesta junto a todos los miembros de la Familia Vicenciana.

En estos días hemos tenido la posibilidad de profundizar en la espiritualidad de este carisma recibido. San Vicente, un hombre que buscó a Dios y lo encontró en la persona de los más pobres, a los que sirvió como miembros de nuestro Señor. Hemos reflexionado juntos sobre la grandeza de nuestra vocación de servicio a los más débiles con un espíritu propio.

En estos días el P. General, Tomaz Mavric, nos acompañaba y animaba. En la Plaza de San Pedro, ante las reliquias del Corazón de San Vicente de Paúl, acogimos con caluroso entusiasmo las palabras que nos dirigía el Santo Padre, el Papa Francisco, a toda la Familia Vicenciana.

El Papa Francisco nos sigue invitando como vicencianos a alabar a Dios, viviendo una vida centrada en Jesucristo, acoger al hermano con amor, y andar por los caminos del mundo con gran disponibilidad de corazón a ejemplo de nuestro Fundador.

Por su parte, el P. General clausuraba el Simposio en la Basílica de S. Pablo Extramuros, invitándonos a ser hombres y mujeres de vida interior, de vida en Dios, para poder descubrirle y servirle en la persona de los más pobres y pequeños.

Doy gracias infinitas a Dios por haberme permitido participar en este Simposio, pues me ha permitido celebrar la grandeza de mi vocación de servicio.

SOR TRINI GONZÁLEZ

 

“De corazón a corazón”

Despierta el corazón cuando vibras, cuando te ilusionas, cuando eres

feliz sirviendo, cuando tus sueños se hacen realidad, cuando oyes el

latir del corazón del otro… Con el corazón de San Vicente de Paul.

SOR LUCÍA LÓPEZ ÁLVAREZ-OSORIO

Comentario