Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Formación > Estudios Vicencianos: Hermanas de 3º
Formación

Estudios Vicencianos: Hermanas de 3º

Este es nuestro grito: ¡Hemos terminado los Estudios Vicencianos! Y lo hacemos con una inmensa alegría. Han sido tres os de regalos continuos. Cada curso que avanzábamos nos gustaba más. Q suerte tenemos ahora  mismo en la Compañía, por tene Hermanas   y   Padre que   aportan   su estudio, su saber y su buen hacer del carisma, a otras Hermanas. ¡Qriqueza!

Han sido días intensos de volver a las fuentes, de confirmar la necesidad y el deber de conocer la historia, para afrontar el futuro, conociendo el pasado. lo desde el descubrimiento profundo de la historia podemos interpretar el presente. Tener la oportunidad de realizar los Estudios Vicencianos nos ha ayudado a despertar la curiosidad, a agudizar el sentido crítico, examinándolo todo y quedándonos con lo bueno, desde la comprensión de los acontecimientos y las circunstancias del momento. Sin duda en nuestra vida ha habido un antes y un después de los Estudios Vicencianos. Estos han sido, una puerta, una ventana, una oportunidad de bañarnos en las fuentes del carisma, de saborearlo y de proyectarlo.

Conocer la historia, las causas de una u otra decisión, las dificultades superadas, las muestras de fe, el amor incondicional a los pobres, el camino recorrido antes de nosotras, nos ha hecho cambiar la mirada a la sociedad, a la Compañía, a los acontecimientos y a nosotras misma, porque sabemos que Dios está en ella, que hace camino con nosotras y también contigo y que todo, todo, le vale para hacerse presente en la vida del hombre.

Ahora, una vez que hemos regresado a la realidad, y desde el día a día de nuestro ser y estar como Hijas de la Caridad, en la misión encomendada, cuando volvemos la vista atrás para recopilar lo vivido en los días de agosto, en Salamanca, somos conscientes de que los Estudios han supuesto,  permítannos la metáfora, un viaje de muchas horas de vuelo que nos hpermitido salir de un lugar con un equipaje y, regresar al mismo lugar de salida con otro equipaje diferente”. Es decir, cuando conoces, no puedes seguir siendo la misma, porque el “saber te lleva a servir mejor desde el compromiso  y la responsabilidad de transmitir la herencia que nuestros Fundadores nos dejaron. Descubrir la historia de la Compañía ha sido una escuela que nos ha llevado a descubrirnos a nosotras mismas, cambiando no sólo nuestra vida, sino  nuestra forma  de posicionarnos ante ella. En definitiva, han favorecido y estimulado nuestro crecimiento y amor a la vocación, sintiéndonos llamadas, si es la voluntad de Dios, a no permitir, que un bien tan grande para la humanidad desaparezca.

También nos gustaría destacar el clima comunitario tan bueno y agradable que se genera a nivel interprovincial. Compartimos, reímos, caminamos, oramos, celebramos,… Y los recreos, ¡qué risas! Interpretando los mensajes Vicencianos en clave de hoy: “¡Oye! ¡Q osadía una Hija de la Caridad sin coleta!

(Expresión inspirada en que la mayoría de las Hermanas de España Sur llevamos coleta). Todos estos momentos nos han enriquecido y fortalecido.

La peregrinación a Ávila fue un momento cumbre a resaltar en medio de los Estudios. El acompañamiento de Sor Ángeles Infantes hizo que este día fuera algo   así  com un   adentrarnos  en   un   libr teresiano”  en   3D,   (tres dimensiones): aprendizaje, convivencia y ocio, disfrutando de la historia que envuelve a Ávila en “edición de lujo”, ayudándonos a saborear en cada paso todo aquello que con admiración contemplábamos.

Por todo ello, no podemos sino decir: ¡GRACIAS SOR!

Gracias también desde aq a todos los que, desde su esfuerzo y aportación contribuyen a que esto sea posible, profesores (Hermanas y P. Paúles), coordinadoras, cocineras, empleadas, porteros/as, y mo no, a nuestra Provincia Espa Sur, siempre promoviendo y animando los encuentros de formación, convencidas de que son espacios privilegiados que contribuyen al crecimiento de cada una de nosotras. ¡GRACIAS!

Sor Alicia Jiménez

Sor Amparo Herndez

Sor Dolores Guerra

Comentario