Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Encuentro de Voluntarios de la Familia Vicenciana
Mayo 2018

Encuentro de Voluntarios de la Familia Vicenciana

EL VOLUNTARIADO VICENCIANO ES VERDADERO

SI TIENE EL CORAZÓN DE SAN VICENTE DE PAÚL

El día 8 de mayo de 2018, un grupo de Voluntarios de la Familia Vicenciana de las provincias de Badajoz, Sevilla y Cádiz, nos reunimos en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad, en Sevilla, en una Jornada para orar, compartir y reflexionar sobre los “Elementos Fundamentales del Espíritu Propio del Voluntariado Vicenciano”.

En torno a las 10 de la mañana, llegábamos ilusionados al Salón de Actos, donde comenzamos con una oración en la que, con la ayuda del Evangelio de Marcos, se nos invitaba a amar sin reservas, a amar como Dios.

Después de dedicar unos minutos a orar y de poner la jornada en manos de Dios, comenzábamos la formación de la mano de Armando Rotea Molero, Presidente de la Plataforma Andaluza de Voluntariado, con quien fuimos desgranando todo lo que implica el ser voluntario frente al hacer voluntariado.

Armando nos recordó que:

“la persona voluntaria dedica su tiempo de forma libre y altruista; con otros y de manera continuada, a actividades en favor de los demás; dentro de un proyecto que atiende a erradicar las causas que provocan las situaciones de dificultad o necesidad de las personas

Armando nos invitó a reflexionar sobre la importancia de tener la capacidad de trabajar en equipo, pues el voluntariado es cosa de todos. “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota” (Madre Teresa de Calcuta).

Es necesario reflexionar sobre nuestro compromiso, teniendo en cuanta qué conocimientos tenemos y qué funciones podemos desempeñar mejor, de ahí la importancia de seguir formándonos para poder servir mejor.

“Entonces, Dios le dijo: No te acerques más, quítate las sandalias, porque la tierra que estás pisando es lugar sagrado” (Éxodo 3:5).

Recordamos con Armando la importancia de descalzarse para entrar en el otro, porque cuanto más difícil sea el interior de nuestros hermanos, con más delicadeza y cuidado tendremos que entrar.

Con esta reflexión tan cercana al carisma vicenciano, Armando dio paso a Manuel García Carretero, miembro de la Plataforma Andaluza de Voluntariado. Manuel nos dio unas pinceladas sobre las novedades que incluyen la reciente aprobada Ley Andaluza de Voluntariado.

Tras una pausa a media mañana para tomar un café y reponer fuerzas, continuamos con la jornada. Sor Magdalena, nos presentaba al Padre Miguel Sánchez C.M,  que nos acompañaría durante el resto del día para hacer un recorrido sobre la realidad del voluntariado vicenciano. Trabajamos sobre los 10 elementos básicos del voluntariado vicenciano:

  • Se confiesa miembro de la Iglesia Católica.
  • Debe ser un católico sinceramente creyente y practicante.
  • Es un imitador-seguidor de Jesucristo.
  • Trabaja porque la redención del pobre abarque al hombre entero.
  • Es un cristiano de cualquier edad y de cualquier estado de vida.
  • Es miembro o no de alguna de las instituciones vicencianas.
  • Vive su fe como cristiano en medio del mundo.
  • Es secular.
  • Trabaja para regenerar el mundo por la caridad y la justicia.
  • Cree en la utopía del Reino de Dios y trabaja por ello.

Después de hacer un trabajo de profundización y reflexión de cada uno de estos elementos, que se alargó hasta la hora de comer, paramos para almorzar. Durante la comida, aprovechamos para compartir entre nosotros ideas e impresiones que nos habían ido surgiendo durante el trabajo de la mañana.

El trabajo de la tarde comenzó con un fragmento de la película de San Vicente de Paul. El video nos recordó cómo San Vicente de Paúl vio a los pobres y estos le programaron su vida. Por ello, siempre debemos tener presente que el voluntariado vicenciano será verdadero si tiene el corazón de San Vicente de Paúl.

Tras esta reflexión que nos sirvió para volver a entrar en el trabajo de la tarde, realizamos un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Debilidades) sobre cómo es el voluntariado en cada uno de los proyectos de los que veníamos. Para realizar este trabajo de diagnóstico, primero reflexionamos personalmente y después nos reunimos con nuestros grupos de voluntariado para realizar la misma reflexión. Pero esta vez con nuestros compañeros con los que desempeñamos nuestras tareas en el día a día. Para concluir el trabajo realizado durante la tarde, hicimos una puesta en común en la que cada grupo expuso las conclusiones a las que habían llegado tras analizar las distintas dimensiones de su voluntariado.

Llegadas las 6 de la tarde y gozosos de todo lo vivido y aprendido durante la Jornada, emprendimos el viaje de vuelta a nuestras casas con la misión de interiorizar, compartir y poner en práctica todo lo reflexionado y aprendido durante la jornada.

¡GRACIAS!

UNA PARTICIPANTE

Comentario