Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Encuentro de la Familia Vicenciana en Salamanca
Con motivo del 400 aniversario del Carisma Vicenciano

Encuentro de la Familia Vicenciana en Salamanca

Partimos desde Sevilla cargados de ilusión, energía y sueños para compartir el Encuentro de la Familia Vicenciana y celebrar los 400 años de nuestro Carisma Vicenciano, “Unidos, el Carisma Permanece y Avanza”.

La llegada a Salamanca, Casa de los Padres Paúles, no pudo ser más satisfactoria:   ¡Qué alegría nos produjo el encontrarnos con el cariño y la cercanía de la Madre General, Sor Kathleen Appler, Sor Carmen Pérez, Consejera General, el P. Bernard Schoepfer, Director General, el P. Director de la Provincia España- Sur, José María López Maside y todas las Visitadoras y Consejeras de Obras Sociales de las distintas Provincias de España.

Sor Mª del Pilar Rendón, Visitadora de España-Sur da comienzo al Encuentro, presentando a las Visitadoras y dando la bienvenida a todos. Acogió a Sor Kathleen, nuestra Superiora general diciéndole con gozo que su presencia y participación aquí, con Sor Carmen Pérez y nuestro Director General, Padre Bernard, es el mayor signo de comunión para celebrar este Encuentro de Familia, que tanto hemos soñado y en el que nos íbamos a conocer más, a dialogar, a orar y a disfrutar juntos, siendo ellos, nuestros acogidos a los que servimos cada día, los principales Protagonistas, recordando la recomendación del Papa Francisco de que fuéramos “personas de sueño y de pasión”. A continuación dio la palabra a nuestra Superiora general, la que en su profundo y motivador mensaje nos comunicó su alegría de estar entre nosotros, asegurando su cariño hacia los Pobres que estamos sirviendo y su convencimiento de que eran los más bellos y ricos tesoros de la Iglesia.

Nuestro muy querido Juan Bellido, profesor de Secundaria, formador de profesores y de catequistas, acompañante, coach, teólogo y muy preciado miembro de la Familia Vicenciana, es el dinamizador y el hilo conductor de esta Jornada. Con su “chispa” personal, sus claves y consignas consiguieron que este gran grupo participara activamente en las actividades organizadas, dando la oportunidad a todos los asistentes a aportar su granito de arena al funcionamiento y organización.

También hemos tenido la suerte de contar con la presencia de Chento, que con su sencillez, buen hacer y desde el silencio, nos ha tenido siempre a punto todos los medios tecnológicos para una mejor transmisión de tantos saberes y vivencias, y nos ha enriquecido la experiencia sensorial a través de todos los sentidos.

El sábado, último día del mes de septiembre, segundo día de nuestra estancia en Salamanca, comenzamos la mañana llenándonos de vitalidad a través de la Palabra de Dios. El Padre nos lanzó algunas preguntas para que nos interrogáramos:

¿Qué podemos aprender nosotros de San Jerónimo? Me parece que sobre todo podemos aprender a amar la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura. Dice San Jerónimo: “Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”. Por eso es importante que todo cristiano viva en contacto y en diálogo personal con la palabra de Dios, que se nos entrega en la Sagrada Escritura. Este diálogo con la Palabra debe tener siempre dos dimensiones: por una parte, debe ser un diálogo realmente personal, porque Dios habla con cada uno de nosotros a través de la Escritura, y tiene un mensaje para cada uno.

No debemos leer la Sagrada Escritura como una palabra del pasado, sino como Palabra de Dios que se dirige también a nosotros, y tratar de entender lo que nos quiere decir el Señor. Pero, para no caer en el individualismo, debemos tener presente que la Palabra de Dios se nos da precisamente para construir comunión, para unirnos en la verdad a lo largo de nuestro camino hacia Dios. Por tanto, aun siendo siempre una palabra personal, es también una palabra que construye a la comunidad, que construye a la Iglesia.

A continuación, César García Rincón, a través de los regalos que nos da la vida    (Mochila, Claqueta, Reloj, Cámara de fotos, Caja de regalos) nos invita e interpela a compartir la vida con acción, estando en camino, con el despertar de cada mañana y el regalo que es la vida en sí mismo… llenando nuestra mochila de experiencias compartidas, ilusiones, metas, esperanzas, amor al otro … Todo ello a través del testimonio de distintas experiencias de vida llenas de lucha, esfuerzo, superación, esperanzas, oportunidades nuevas, entrega al otro, apoyo, confianza en el otro y posibilidad en el cambio.

Toda la jornada ha estado acompañada, también, por las diferentes representaciones y / o obras de teatro y mimos que con gran interés, dedicación, y con mucho esmero, consiguieron remover los sentimientos y expectativas de los acogidos, jóvenes, voluntarios, profesionales, Padres Paúles y Hermanas… que formamos la gran Familia Vicenciana. La música cobra protagonismo durante la tarde con la actuación de “La música del reciclaje”, que se desplazan de la Casa Villa Paz de Vallecas. Se hace una comparación entre el reciclaje de la vida y el reciclaje material del que se crean los instrumentos usado por la “pequeña gran banda de música” que nos hace vibrar enérgicamente.

A lo largo del concierto su director, Fabio Chávez, compartió con todos nosotros los valores que subyacen a este proyecto: trabajar en favor del medio ambiente a través del reciclaje de la “basura” que nos ofrece el mundo, devolviendo a este instrumentos de gran utilidad con los que hacer música: de tubos, percheros construyen flautas; cajas de galletas y tenedores se transforman en violines… Toda una lección que llegó directamente al corazón, “todo es útil” hasta la “basura”, si facilitamos su transformación.

El esfuerzo de los chic@s, el trabajo en equipo y el regalo de la música traspasó el escenario haciéndonos saltar de emoción.

Finalizamos el día con la velada “Tú sí que vales”, dirigido por Pakiteit (Francisco) y su Beatbox, que puso en pie a todos, y fue dando paso a las actuaciones de las distintas Provincias y a los “espontáneos” que también quisieron compartir su talento y humor con todos los allí presentes.

Estrenamos un nuevo día, el primer día de octubre con la oración de la mañana, en la que cada uno recoge la huella del Carisma que permanece y deja la suya propia para seguir avanzado unidos. La mañana continúa organizada con la visita de cada grupo por los distintos Stands, que nos ofrecían diferentes actividades para expresar nuestras emociones a través de la imagen, el gesto, la palabra, la música y el baile.

Enlazado con estas actividades pudimos visitar el mercadillo solidario, en el que se exponía el trabajo realizado en los distintos Centros, (velas, cuadernos, pulseras, bolsos,…) y cuya recaudación iría destinada a los refugiados.

El primer Encuentro Interprovincial de la Familia Vicenciana se clausura a través de una Acción de Gracias que preside el P. Bernard Schoepfer, Director General, que nos invita a que nos marchemos llevando con nosotros todo lo vivido, sentido y gozado durante estos días de alegría, amistad, respeto, cercanía y experiencias compartidas desde la fe, la esperanza y la utopía.

Sor Pilar, como Coordinadora de las Visitadoras lo clausuraba diciendo, “GRACIAS SEÑOR”, es la palabra que brota de nuestros corazones enardecidos al clausurar este Encuentro al que Tú nos convocaste, y en el que hemos sentido tu presencia, no solo en los momentos de gestos e intervenciones más destacas y brillantes, sino en los pequeños detalles que solo Tú y cada uno de nosotros sabemos.

Agradecemos de una manera muy especial la presencia y palabras de nuestros Superiores Generales, su cercanía y testimonio en estos días ha sido la más auténtica expresión de que “en la Compañía la autoridad se ejerce como un servicio a imitación de Cristo Servidor”.

Damos gracias porque, habiendo podido convivir y orar con ellos, hemos podido descubrir, una vez más, su riqueza interior, el paso de Dios por sus vidas y los gestos de amor y misericordia que ellos han experimentado, y porque han sido nuestros verdaderos MAESTROS Y EVANGELIZADORES.

Sólo personas convencida, esperanzadas y apasionadas han sido capaces de llevar a cabo, con tan maravillosa organización, este sueño en el que hemos podido expresar nuestra pasión por Dios y por los Pobres, diciéndoles de manera tan clara y sencilla que “el Reino de los Cielos está cerca y es para ellos”.

Además de dar las gracias de una manera más personalizada a todas las personas que de una manera u otra han intervenido en la buena marcha del mismo. Terminaba diciendo:

GRACIAS, SEÑOR, el Carisma PERMANECE Y AVANZA; sigue confiándonos la Obra de tus manos.

Nuestro agradecimiento a todas las que han hecho posible la realización de este Encuentro de la Familia Vicenciana y a quienes nos han dado la oportunidad de vivir esta experiencia viva de lucha, esfuerzo, alegría, coraje, ilusión y esperanza. El cambio es posible “Te mueves tú, se mueven todos”.

GRACIAS POR ESTE REGALO

PARTICIPANTES EN EL ENCUENTRO

Salamanca del 29 de Septiembre al 1 de Octubre de 2017

Comentario