Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Formación > Encuentro Hermanas Sirvientes
Formación

Encuentro Hermanas Sirvientes

“Vivir  nuestra responsabilidad… exige audacia en nuestra misión… estamos invitadas a salir de nuestro confort. Tenemos que dejar atrás miedos y la indiferencia que podrían retenernos. Necesitamos descubrir de día en día el amor que Jesús nos ofrece y quiere que nos transmitamos”

Palabras de Sor Kathleen Apper, a las Visitadoras en Paris 14/05/2018

Convocada por Sor  Mª Pilar Rendón  al encuentro  de hermanas Sirvientes  de la Provincia España Sur, y reunidas  en la Comunidad de Regina Mundi en  Granada, iniciamos la jornada llenas de gran  alegría y  entusiasmo, con la seguridad  de fortalecer  y revitalizar nuestro ser de Hijas de la Caridad.

Tras la llegada, nuestra Visitadora no informó de la actualidad de la Provincia y del  nombramiento de la nueva Ecónoma Provincial, Sor Antonia Nieto, que de forma sencilla y humilde nos manifestó su disponibilidad a este servicio, dando un nuevo Sí a la voluntad de Dios.

Sor Mª Pilar  agradeció a Sor Nieves Barba su fidelidad y entrega incondicional a la Provincia durante estos años.

El sábado comenzamos la jornada  de formación acompañadas por D. Luis Alberto Gonzalo  Díez y D. Francisco Javier Caballero, con dos temas centrales.

EDIFICAR COMUNIDADES DESDE UN “TODO ES POSIBLE”. Liderar acompañando y acompañar liderando. Y ”DISCIPULOS DE JESÚS PARA EL SIGLO XX” .

Con una exposición muy clara y vivencial de la vida comunitaria, Gonzalo nos lanzó los retos – Posibilidades – Dificultades de la Comunidad hoy.

Lejos de dar un tono negativo, hacia arder nuestros corazones para construir juntas comunidades de comensalidad, donde la Hermana Sirviente junto a sus hermanas, crean un clima  de participación de todas, fomentando espacio de:

  • ACOMPAÑAMIENTO DE ACTIVADAD-   donde todas somos participes de la misma información. La vida consagrada no es un trayecto cerrado hecho por los mismos y  para los mismos. Es una experiencia de Reino, de búsqueda, de realización. Lo único necesario es generar pistas, abrir posibilidades, compartir sueños.
  • FOMENTANDO LA PARTICIPACIÓN- todas somos parte activa de la Misión. Cada hermana debe de sentir que su participación se espera y se necesita. Es imprescindible la colaboración de todas.
  • ESTIMULANDO LA IDENTIFICACIÓN- siendo necesario identificarnos con nuestro proyecto de vida, con nuestra identidad Vicenciana,  identificarnos con el Reino, dar emoción a nuestro ser  y crear comunidades de vida donde no se repiten actos, sino que se viven experiencias. Lo nuestro es una insinuación del Reino de Dios y no vivir para  la  eficacia.

Se nos ofreció unas CLAVES DE LIDERAZGO para seguir aprendiendo en fraternidad:

  1. Importante tener objetivos claros, proponer un estilo nuevo de participación que se construya desde la realidad.
  2. Simplificar, centrarse en lo importante en saber captar el momento vital de la comunidad, escuchar y descubrir qué es lo que aglutina y qué lo que dispersa.
  3. Generar cambios para abrir posibilidades.
  4. Ser líder es estar dispuesto a pagar un costo. La exposición,  la visibilidad y protagonismo del líder, nos habla de falta de capacidad para serlo.
  5. Ser experto en lo suyo necesita de la formación continuada.
  6. Decide y se atreve; el liderazgo comunitario exige en este tiempo capacidad para la decisión.
  7. Vigila el proceso y se compromete con él. El líder de nuestro tiempo no es el que ve las dificultades, sino el que descubre en la propia vida razones para comprometerse y confiar.
  8. Fomenta el riesgo, reconoce los errores y felicita los éxitos.
  9. Orienta hacia las posibilidades.
  10. El liderazgo  que construye la comunidad es aquel que trabaja cada día y se mantiene en el empeño, que es confianza de que lo que estamos significando juntos, tiene sentido, es de Dios y tiene porvenir, porque tiene presente.

En estos día de convivencia, además de la riqueza espiritual y práctica para la vida comunitaria  que han supuesto estos temas, hemos podido disfrutar de  un clima entrañable, llenos de armonía entre las hermanas, donde hemos fortalecido nuestra fe con  la riqueza de una liturgia bien preparada y  compartiendo  la Lectio Divina.  Nuestros corazones se han alegrado con momentos de expansión comunitaria, llenos creatividad  por un grupo de hermanas que amenizaron la velada.

Finalizamos así este fructífero encuentro, donde cada una partimos con necesidad de llevar a nuestras comunidades lo vivido estos días, con el deseo y propósito de crear comunidades vivas formando un círculo en torno a Él.

Comentario