Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Encuentro Diocesano de la AIC de Badajoz
Familia Vicenciana

Encuentro Diocesano de la AIC de Badajoz

En el salón de la Parroquia de Santo Domingo.(Padres Paúles) tuvo lugar el Encuentro diocesano 2018. Desde temprano vimos llegar al Voluntariado de Mérida, que a pesar de la distancia nunca se retrasa.

Estuvieron presentes 24 voluntarios, entre los tres grupos: Rosa María, presidenta diocesana, Socorro, presidenta del grupo del Comedor Virgen de la Acogida, Antonio, presidente del grupo de Santo Domingo (Comedor de San Vicente), María, presidenta del grupo de Santa Eulalia (Mérida) y Sor Juana López, asesora espiritual de los grupos.

Después de los saludos correspondientes, iniciamos la sesión con la Oración de la mañana, en la que reflexionamos sobre un texto del Evangelio y una Carta de San Vicente.

Se informó sobre la próxima visita de Tayde,  Secretaria internacional de AIC, Lalo, animadora de AIC para Europa, con el fin de conocer los Proyectos de la Delegación de Sevilla, y también se nos recordó y animó a participar en la Asamblea Nacional.

Se proyectó el audiovisual que resume breve y claramente el origen, fundamento, misión, objetivos de la Asociación. También se habló ampliamente sobre las responsabilidades de los voluntarios. En esto último se hicieron importantes y detalladas puntualizaciones ya que, por una parte había voluntarios nuevos, y por otra porque  algunos de ellos pidieron aclaraciones de algunos aspectos con el fin de no caer en irregularidades.

Hubo muchas preguntas, cuyas respuestas vinieron muy bien a todos los asistentes, pues, a veces, no se tienen muy claros los conceptos. Todos manifestaron la gran utilidad de este prolongado coloquio, en particular las aportaciones del P. Antonio, sacerdote diocesano que se encarga de preparar y tomar parte en las sesiones de formación de los Grupos AIC.

Interrumpimos la sesión para participar en la Eucaristía con los feligreses de la Parroquia. Concelebraron el P. Alfonso. C.M. y el P. Antonio, El P. Alfonso explica a los asistentes la razón de nuestra presencia ese día allí, y los invita  a colaborar en el crecimiento de esta semilla que sembró Vicente de Paúl, hace 400 años, y gracias a Dios y al esfuerzo de los Voluntarios se mantiene y sigue dando fruto.

Terminada la Eucaristía, se continuó con el intercambio.

Varios  voluntarios y voluntarias  aportaron sugerencias para el buen funcionamiento de los Grupos locales. También  hablaron de algunas dificultades que, ocasionalmente, suelen aparecer. Lo más importante en todos los Grupos es el interés con el que se trabaja, y el respeto y cariño que se mantiene en la relación con los acogidos.

Como siempre, la comida fraterna fue otro momento de unión, de alegría y expansión. Aunque en el Encuentro participaron 24 voluntarios, algunos no pudieron quedarse a la comida por razones familiares.

Nos despedimos con la seguridad de volver a encontrarnos con motivo de la visita de la Secretaria Internacional.

UNA VOLUNTARIA

Comentario