Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Encuentro Diocesano AIC de Cáceres 2018
En la Obra Social La Milagrosa

Encuentro Diocesano AIC de Cáceres 2018

En las vísperas de la solemnidad de la Ascensión de Nuestro Señor, celebramos el Encuentro Diocesano de Coria-Cáceres.

La reunión tuvo lugar en la Obra Social La Milagrosa, de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Sor Luz Criado, Hermana Sirviente, recibe a este Grupo de la Familia Vicenciana con los brazos abiertos.

La Presidenta Diocesana, Dori Plasencia, saluda y presenta a los Delegados Regionales, Rocío Fernández, Sor Rosa María Muñoz y el Padre Francisco Gutiérrez C.M.

Comenzamos con la Oración de la mañana. En el Evangelio de Lucas encontramos lo que Jesús dijo de sí mismo: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar la Buena Nueva a los pobres. Me ha enviado para sanar los corazones afligidos; a pregonar la liberación a los cautivos, y vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos.”

Escuchamos e interiorizamos estas palabras del Evangelio y también lo que San Vicente dijo a las primeras voluntarias: “Vuestra Compañía es obra de Dios.” Es Dios el que me ha hecho el honor de llamarme a practicar la caridad con los pobres, es, por tanto, necesario que escuche su voz y que me dedique a ellos.

Rocío Fernández  y el Padre Francisco nos presentan el tema de formación que han preparado para los Encuentros Diocesanos a partir del artículo “400 años entre la Misión y la Caridad” del P. Celestino Fernández, C.M., con los comentarios de Sor Rosa María. Esta presentación se realiza en un Power Point, lo que nos facilitó su comprensión y seguimiento, con algunos puntos a resaltar:

  • Carisma como un don de Dios.
  • Espiritualidad Vicenciana como un estilo de vida tan peculiar que nos haga mirar al pobre con los ojos de Dios, sensibles ante las mordeduras de sus pobrezas, viéndolos como Sacramento de Cristo. Ejerciendo nuestro servicio organizado, audaz y creativo, ahora y para el futuro.
  • Cambios, sistémico, de estructuras que impulsen a que los pobres desarrollen estrategias para salir de la exclusión. Una evangelización que lleve  a la liberación y promoción.

La Familia Vicenciana llevamos los genes de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac; que estos genes se traduzcan en una familia unida, profética, misionera y esperanzada.

Terminada esta presentación, las Presidentas de los Grupos Parroquiales informaron del funcionamiento de los mismos y los distintos servicios que realizan.

Con la celebración de la Eucaristía, en plena Pascua, y siendo también vísperas de la Ascensión del Señor, en su homilía el Padre nos habla de la Misión: “poneos en camino. Seguid. Seguid. No nos quedemos parados como aquellos Galileos mirando al cielo.” Esta Eucaristía fue el broche oro de nuestro Encuentro Diocesano.

Damos gracias a Dios.

CARMEN LACOBA.

Comentario