Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Domingo de Ramos en Baeza
Hogar de menores

Domingo de Ramos en Baeza

El día ha comenzado temprano en el hogar, los más pequeños vestidos de hebreos, siguiendo la tradición, los más grandes engalanados con sus mejores vestidos. Hay que ir a la celebración temprano porque en la parroquia este hogar y esta cofradía comúnmente denominada “la borriquilla” son el pórtico que abre la Semana Santa en Baeza.

Mientras vamos de camino a la iglesia, esperando en la puerta a Jesús les hablamos del evangelio de hoy, cuando les entregamos las ramas de olivo bendecidas, o en el momento de enseñarles a cantar ¡Hosanna Shalom!… Son una de las maneras de cómo aquí en casa hablamos de Dios a los niños, hacemos que conozcan a Jesús y se inicien en la vida Cristiana

Este año con motivo de la celebración del 400 aniversario del Carisma Vicenciano, las Reliquias de San Vicente de Paul han sido procesionadas acompañando a la imagen de” Jesús en su entrada en Jerusalén y de María Santísima de Esperanza y la Caridad”. En su homilía el sacerdote nos ha dicho: “id a manifestar en la calle lo que aquí habéis vivido, pero hacedlo con las mismas actitudes de San Vicente buscando a los más pobres”.

Esta cofradía fue fundada por una hija de la Caridad Sor Felisa Ancín junto con Rodrigo Checa, que en su celo por evangelizar a los niños del hogar, pidió ayuda al pueblo y a la comunidad para comprar la imagen de la “borriquilla”. Humildes comienzos, un simple asno con la imagen de Jesús a sus lomos, los niños del hogar que con túnicas cosidas por las hermanas salían a la calle para manifestar y hacer visible el evangelio.

La procesión era sencilla, las ramas de olivo, los niños que vestidos de hebreos cantaban a coro hosanna, Shalom. La comunidad de hermanas que invitaban con aclamaciones y vítores al pueblo para acoger a Jesús en su recorrido por el pueblo de Baeza…

Hoy, esta historia también se hace vida en nuestro hogar, somos menos, más limitadas, evangelizar cuesta más porque hablar de Jesús es realizar el primer anuncio, el ambiente no ayuda, Dios se ha hecho invisible para la sociedad, pero nosotras estamos convencidas que Él sigue hablando y que nosotras somos su voz. Será una palabra, será un gesto de acogida y cariño hacia los niños, será una sencilla oración al pasar por la capilla, pero Dios seguirá hablando siempre que nosotras estemos convencidas de ello, siempre que en nuestro interior lo vivamos y nuestros labios profese lo que el corazón lleva dentro.

Convencidas de que el carisma no morirá si nosotras humildes Siervas sabemos mostrarlo a los demás, sobre todo a los marginados y a los que menos cuentan.

Celebrar el carisma es empeñarnos y hacer que los pobres tengan por amor lo que los ricos por dinero”. Feliz Pascua de entrega y Servicio a ejemplo del Maestro.

La Comunidad de Baeza

 

 

Comentario