Asilo Dulce Nombre

Derramando su Gracia

Hoy nos despertamos con un olor algo distinto;  además, todos a nuestro alrededor sonríen de manera especial y dan los buenos días con más entusiasmo de lo normal. Las Hermanas nos felicitan, ¡claro! Hoy es 27 de noviembre, el día de nuestra Madre Milagrosa.

Cuando llegamos al comedor para desayunar, las que sonreíamos éramos nosotras, ese olor distinto no era más que chocolate y churros. La Milagrosa nos estaba esperando en el comedor, derramando sus gracias sobre nosotras que respondimos cantándole con alabanzas.

En la mesa, además del chocolate y los churros, un Ángel portando su medalla y ¿cómo no? su calendario para el nuevo año, donde podremos seguir apuntando los cumpleaños, santos… y también nuestros médicos, para que no se nos olviden. Los hechos importantes y nuestras preocupaciones seguirán apuntadas a los pies de la Milagrosa.

Por la tarde, y como no podría ser de otra manera, celebramos la misa en su nombre. El olor de la mañana había desaparecido pero las sonrisas permanecieron hasta la noche.

Equipo de Pastoral

Comentario