Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Dar Asalaam, donde la paz y la fraternidad son un hecho
Etapa 14 en las periferias

Dar Asalaam, donde la paz y la fraternidad son un hecho

En Alhucemas nos despedimos muy pronto de los chicos. No sabemos cómo hacerlo, nos sentimos perdidos. Hasta en la despedida Dios nos da fuerzas, se hace presente en nosotros y nos da impulso… Dejamos atrás una bendición de casa con unos chavales que son un regalo del Padre. Estamos seguros de que algún día volveremos al sitio donde tanto nos marcó, volveremos a Dar Asalaam, Casa de La Paz, donde la paz y la fraternidad son un hecho…

Último día de servicio en Nador de una peregrinación que va llegando a su fin. Es una mañana un poco triste. Uno de los chicos, ya recuperado, vuelve a vivir al monte. La desazón de no saber qué será de su vida es horrorosa. Queremos confiar con todas nuestras fuerzas en que llegará sano y salvo a España, pero la realidad es que difícilmente lo sabremos.

Después de las clases y de compartir unas partidas de juegos de mesa, toca despedirse del resto de los chicos. Nos agradecen sin cesar el tiempo que hemos pasado con ellos, sin saber que, en realidad, los agradecidos somos nosotros por la lección de vida y de valentía que nos enseñan. Toca hacer las maletas y poner rumbo a la frontera, no sin antes despedirnos de los que trabajan incansables en Nador día a día. Su ejemplo de entrega y de amor por los pobres nos ha dejado huella.

Cuando empezamos el viaje, no podíamos ni imaginar que el Reino de Dios podía ser una Darhería llena de enfermos olvidados, o un monte repleto de migrantes desarraigados, pero en cada uno de esos sitios hemos sentido que pisábamos Tierra Sagrada.

Nos sentimos bendecidos por poder pasar de puntillas por esas vidas a las que solo Tú sabes qué les deparará el futuro. Para nosotros es ahora tiempo de recopilar en la mente y recordar con el corazón los momentos vividos, de manera que seamos testigos del “Courage” de nuestros hermanos que sufren a espaldas de un mundo que los ignora.

EL EQUIPO EN SALIDA

Comentario