Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Familia Vicenciana > Creación e imposición del crucifijo a un grupo de voluntarias de la AIC y paso de etapa de JMV
Familia Vicenciana en Torre de Benagalbón

Creación e imposición del crucifijo a un grupo de voluntarias de la AIC y paso de etapa de JMV

Cuando la primavera va dando sus últimos estallidos de color y el mar en una relativa calma, con un azul cielo claro que ya nos habla del estío que está a punto de llegar, nuestro Centro educativo, toda nuestra Comunidad y todos los que formamos parte de la Familia Vicenciana en nuestro Colegio “La Marina” de Torre de Benagalbón hemos celebrado dos momentos muy importantes para nuestra Comunidad.El pasado día 6 de junio a las seis de la tarde y como así lo pedía lo que iba a acontecer, nos hemos reunidos en la Capilla del Colegio para la celebración de la Palabra y así celebrar  la Imposición del crucifijo.

En este acto tuvimos la suerte de poder contar entre nosotras a Dña. Concepción Santiago, Doña María Antelo y Dña. Carmen Navarrete, presidentas Nacional, Regional y Diocesana respectivamente de la AIC, así como representantes de varios grupos de voluntarias  y de Hijas de la caridad

La presidenta dio la bienvenida a las nuevas voluntaria, resaltando su valentía y su generosidad, animándolas a seguir las huellas de San Vicente y Santa Luisa de Marillac desde la vivencia del Evangelio 

La celebración estuvo a cargo del Padre Paúl José  Luis Castillo C.M., quien, desde el altar resaltó  la importancia que tenía para nuestra comunidad el que por fin y de la mano de las Hijas de la Caridad se ponía en marcha esta Asociación de laicos en pos de los más necesitados, salir en estos momentos de esperanza y profecía  al encuentro de los que sufren.

Las nuevas socias, que en su mayoría son madres de alumnos del colegio, por lo que los lazos de unión y compromiso entre nuestro colegio y nuestras familias quedan mucho más reforzados, por ello nos sentimos más llamados si cabe a asumir que somos una gran familia donde el amor de Cristo  nos anima a seguir trabajando para ser referentes del Carisma Vicenciano.

La celebración continuó con el paso de etapa de nuestros jóvenes  de JMV, que llenos de alegría y vida, dispuesto a continuar con lo sembrado y sin ningún ápice de desaliento y ajenos en parte de los últimos acontecimiento, han seguido apostando junto a las Hermanas sus catequistas y acompañantes a vivir el deseo que la Virgen María le transmitiera Santa Catalina Labouré. Seguimos en marcha, en ruta, cada semana compartiendo nuestro compromiso con la fe y el carisma que sin duda son junto a la oración y el servicio al prójimo  nuestra razón de ser.

    Sigamos siendo sembradores de esperanzas para que otros vean sus frutos.

Comentario