Hijas de la Caridad España-Sur > Casas > Mayores > Residencia La Milagrosa de Alcalá de Guadaira

Residencia La Milagrosa de Alcalá de Guadaira

Residencia La Milagrosa de Alcalá de Guadaira

Mayores
Teléfono: 955699038 / 955698721
Fax: 955698764
Email
Dirección: Calle Nuestra Señora del Águila, 63, Alcalá de Guadaira
Sevilla, 41500

Esta Residencia se fundó en 1928, bajo la tutela del Excmo. Ayto. de Alcalá de Guadaira y la gestión de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Sus comienzos fueron sorprendentes en cierto modo, porque las Hermanas trabajaban con otro sector de población, pero detectaron la necesidad de dar respuesta al colectivo de mayores que quedaba abandonado y sin los cuidados mínimos.

La labor de atención a los mayores se realizaba en un Centro con muchas barreras arquitectónicas, por lo que la Compañía de las Hijas de la Caridad decide construir un nuevo Centro con mayor capacidad de acogida a nivel residencial, además de aumentar el servicio con una Unidad de Estancia Diurna. La inauguración del nuevo centro tuvo lugar el 7 de Noviembre de 2000.

Dicha Residencia  cumple toda la normativa vigente en materia de arquitectura, barreras, capacidad, etc, por lo que ofrece la oportunidad, con este Centro, de mejorar la calidad de vida de los ancianos que son residentes, y de ampliar el número de plazas existentes de 30 a 49.

En Septiembre de 2002, abrió sus puertas la “Unidad de Estancia Diurna La Milagrosa”, con capacidad para 20 personas, donde se ofrece una asistencia integral a personas mayores que viven solas o con familiares que trabajan y necesitan atención unas horas determinadas del día.

En total, este Centro acoge a 69 personas mayores, 49 residentes y 20 usuarios de Unidad de Estancia Diurna; los dos servicios comparten el Centro, ya que el edificio consta de infraestructura suficiente.

El grupo de población con el que esta Residencia trabaja desde el año 1928, es un colectivo social en situación de riesgo debido a las circunstancias y que lo hace proclive a sufrir situaciones de abandono, soledad, etc….

Este Centro se plantea multitud de objetivos para cubrir las necesidades de estos mayores, fomentar su ocupación y su contacto con la sociedad.

A continuación se exponen algunos de ellos.

OBJETIVOS GENERALES

  • Mejorar la calidad de vida de las personas mayores, fomentando y activando todas sus capacidades y habilidades para que contribuyan a ello.
  • Promover un ambiente de convivencia caracterizado por la ayuda mutua, la participación y la corresponsabilidad de todos, en la marcha del Centro.
  • Acoger a las personas más débiles en su nivel económico, psicológico y social, para proporcionarles una atención integral, y así reducir el riesgo de marginación o exclusión social.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE LA RESIDENCIA

  • Servir de vivienda permanente y común, o como lugar de encuentro, en un clima de sencillez, confianza, colaboración  y calor humano.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS EN LA UNIDAD DE ESTANCIA DIURNA

  • Favorecer la permanencia de las personas mayores en su entorno familiar y su hogar.
  • Preparar a los mayores, a través de este servicio, para afrontar de forma progresiva su posible ingreso en centros residenciales donde poder ser acogidos, mientras sus familiares  trabajan o simplemente realizan las tareas cotidianas de su casa.

Todo ello desde el Carisma Vicenciano que, desde la fundación hasta nuestros días, imprime el carácter de la Residencia. La gestión está a cargo de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl,  y  viene realizando la labor de Atención y Cuidado de las personas que en ella conviven desde 1928.

El personal que desarrolla los servicios que ofrece la residencia está formado por:

  • Hijas de La Caridad.
  • Personal Laboral.
  • Voluntariado.
  • La Hermana sirviente de la Comunidad de las Hijas de la Caridad ejerce las funciones de Dirección y Gestión del Centro y, junto con la Comunidad, velan para que los Residentes sean atendidos en todas y cada una de sus necesidades.
  • El personal contratado realiza funciones de limpieza, asistencia sanitaria, atención en cocina y comedor, etc.
  • Los voluntarios hacen actividades puntuales.

                                            Sor Rosario Molina

                                

Comentario