Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Acción Social > Buscando los talentos, buscando la felicidad
Día 5 del Campamento del Centro Miguel Mañara

Buscando los talentos, buscando la felicidad

Comenzamos la mañana tomando contacto con el templo de nuestro cuerpo, con lo más sagrado, aquello que tanto hemos abandonado. Dejamos a un lado la cabeza, pensamientos, ideas, razones, preocupaciones. Y damos voz a nuestro cuerpo. ¿Cómo se siente? Sin pensar… el cuerpo habla.

Tarea difícil por la falta de costumbre pero nunca imposible. Se trata de entrenarnos.

Vemos una compilación de secuencias de la película “Patch Adams”, centrándonos en el personaje principal como alguien que pasó de ser un enfermo en un psiquiátrico a ser un médico innovador en sus métodos. Toda una enseñanza de “Sanador herido”

A continuación nos encontramos frente a frente con la Palabra de Dios. En este caso leemos y reflexionamos sobre la parábola de los talentos. En la reflexión nos damos cuenta que todos tenemos talentos, dones, virtudes, cualidades que están ahí como un regalo de Dios para ponerlas al servicio de los demás. Para poder vivirlos aquí y ahora, cada participante escribe una cualidad suya en un papel que luego entrega al coordinador del taller. A continuación las vamos leyendo en voz alta y entre todos intentan adivinar de qué persona se trata, resaltando cualidades en todos, hablando en positivo de cada uno. Una infusión de energía positiva.

Después del descanso realizamos una visualización guiada y ponemos en común lo que cada uno ha sentido en ella, llegando a vivir momentos muy tiernos y cariñosos entre los participantes. Lágrimas de emoción contenida, abrazos y hasta bailes improvisados han cerrado una mañana llena de emociones y encuentros con uno mismo y con el grupo.

El cansancio se va notando. Algunos se quedan en la piscina tranquilos, mientras otros vamos a la playa, donde nos acompañan algunos usuarios del Hogar Marillac que, por diversas razones no están participando en nuestro campamento. Por este cansancio, el equipo decide cambiar la actividad de la noche por otra noche de baile y karaoke, pero ni siquiera tienen fuerzas para ello, lo están dando todo y se nota, así que, por sugerencia del grupo aplazamos la idea y buscamos una película, y a pesar de que era una comedia de acción, muchos no pudieron aguantar y se fueron retirando a descansar.

Aún nos quedan días que prometen seguir siendo intensos. Mañana nos centraremos en reconocer el gran valor que tenemos cada uno de nosotros.

Comentario