Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Formación > En Belén siempre encontramos motivos para confiar…
Jornada formativo-festivo en Sevilla

En Belén siempre encontramos motivos para confiar…

En el contexto de la fiesta de la Navidad el pasado 27 de Diciembre nos reuníamos en la Casa Provincial un grupo bastante numeroso de Hermanas para compartir el gozo de que Dios se hace niño, se hace presente entre nosotros… ¡qué mayor motivo de confianza, esperanza, felicidad podemos hallar! 

Y ciertamente en esta jornada formativa-festiva cada una de las actividades del programa fueron razones para confiar, profundizar, compartir y gozar: así comenzábamos con la oración de la mañana que nos ponía en sintonía con la alegre venida del Señor al mundo y que nos llama a nosotras, como Hijas de la Caridad, a hacer realidad hoy la Encarnación de Dios. Las claves para llevar esto a cabo nos la dio el P. Diego Molina, SJ “creando cultura de discernimiento en nuestra vida”; él de una manera dinámica, sencilla y práctica, fue desgranando cómo nuestro día a día tiene que construirse desde unas motivaciones claras y sanas, sabiendo elegir entre lo que viene de Dios y lo que no y llegando a tomar decisiones que nos ayuden a seguir avanzando en el camino hacia el Señor para vivir desde una mayor autenticidad. Fue un constatar que no caminamos solos, siempre contamos con la presencia constante de Dios que ilumina toda nuestra vida. ¡Qué gran motivo para confiar… el tener la convicción de que si Cristo es el centro de nuestra vida, nada debemos temer!

A continuación el compartir sencillo y fraterno de tres testimonios concretos de nuestra Provincia nos hacían ver cómo nuestra vocación no tiene límites ni fronteras: en Mauritania donde la misión se encarna en un medio hostil y complejo en el que Jesucristo se manifiesta especialmente en la oración y en el servicio callado y discreto de cada día, en Tenerife donde el “voluntario que deja huella” junto con el personal del Centro hace posible que las ancianas y Hermanas mayores del Hogar Virgen Poderosa pueden disfrutar de cada día, en Cádiz donde desde la comunidad Dulce Nombre de María se destaca cómo se puede seguir “viviendo la vocación aún en medio de la fragilidad”… En definitiva, se resaltaba el servicio a los Pobres realizado en todo lugar, en todo tiempo, en cualquier realidad o circunstancia porque todo es oportunidad para vivir por el amor, desde el amor y en el amor. ¡Qué gran motivo para confiar… el poder descubrir siempre el rostro de Cristo entre los más pobres!.

Después de la comida tuvimos la oportunidad de disfrutar de manera fraterna de una expresiva representación, de la mano del grupo “Mujereando” que con la obra “El quejido de una diosa” reivindicaron la situación de la mujer frente a la violencia de género y otras situaciones de injusticia; también el grupo de acogidos del proyecto “Miguel Mañara” nos alegró la tarde con una festiva felicitación navideña acompañada de villancicos de la tierra. A continuación la Celebración de la Eucaristía fue el broche de oro de la jornada, en ella un grupo de alumnas del Colegio Nuestra Señora del Rosario con su preciosa danza nos ayudaron a adorar al Niño Jesús y a sentirnos unidos frente al Portal porque ante él no puede haber diferencias, ni distancias, ni tristezas… porque ante Él sólo cabe el estar alegres, confiar y gozar. ¡Qué gran motivo para confiar… el constatar que la vida fraterna y el encuentro con los demás es un gran signo de amor y comunión!

Comentario