Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Apasionadas por Cristo y los pobres
Retiro interprovincial de San José 2017

Apasionadas por Cristo y los pobres

Con este título iniciamos nuestro retiro interprovincial de San José, en los Molinos, dirigido por el P. José Luis López C.M.

Al comenzar en la mañana la charla, el Padre nos lanzó una pregunta ¿Qué entendemos por pasión? Cada una fuimos respondiendo según lo que creíamos, añadiendo el significado de origen semántico, de sufrimiento. Con esta pregunta nos invitó a echar la vista atrás y pensar en algo o alguien que nos apasionara de verdad ¿Cómo lo haríamos?, como los niños, modelando plastilina hasta que surgiese aquella pasión inicial.

El fruto de esta dinámica fue darnos cuenta de cómo aquello que fue nuestra pasión, estaba vinculado a la vocación que vivimos, y cómo podemos ir añadiendo o quitando de ese molde para vivir el hoy como Hijas de la Caridad.

Después de esta dinámica, fuimos introduciéndonos en ver qué era eso de vivir apasionadas por Cristo: es vivir llenas de celo por la causa del Reino de Dios, como una semilla que cae y crece, algo que es constante. Es de aquí de donde surgen los carismas, dándose Dios de una forma concreta, quedando claro que es Dios el que inicia.

Esta es la expresión del amor a la que estamos invitadas a vivir en la comunidad, con los pobres; no como algo que he de conquistar, ya que sencillamente se acepta, como dice nuestra carta de inicio de las Constituciones: “…no estamos entregadas a Dios para amarle, sino para dejarnos amar por Él”, y que tan bien se refleja en nuestro escudo.

Terminamos la charla de la mañana evocando al rey David, ejemplo de aquella persona que palpita y expresa su amor a Dios danzando, sin importarle critica alguna.

El buen tiempo nos acompañó y, eso ayudó a saborear, reflexionar y, descansar en el silencio contemplando la naturaleza que nos rodeaba.

La charla de la tarde empezó también con una dinámica, que consistía en darse cuenta cómo estamos llamadas a ser don para los demás, compartiéndolo cada día y qué frágil es cuando lo exponemos hacia fuera, ya que está a merced de que se pueda caer, apagarse, y darnos cuenta también cuál es la mejor manera para protegernos.

Esta dinámica dio inicio a la reflexión sobre apasionadas por los pobres, un amor que no es para nosotras, sino que es donación, es tener claro aquello que dice nuestra C.7, aquello que nos mueve.

Lo nuestro no es profesión, es vocación, el camino dado por Dios para que en ella se exprese aquello para lo que hemos sido creadas; no para una acción humanitaria, sino para el servicio a Dios en los pobres. Nuestra caridad por tanto ha de estar llena de los sentimientos de Cristo, es trasformar la pasión por Dios en compasión por los pobres y por nuestras hermanas de comunidad; estamos llamadas a ser signo en medio de las hermanas, ya que no puede ser la comunidad una plataforma para ser más efectivas, sino que aquello que se predica se ha de vivir con los más cercanos.

Para acabar nos contó el ejemplo de la naranja al ser apretada ¿Qué sale?, aquello que lleva en su interior, su zumo…lo que es; de igual modo ¿qué sale de nuestro interior cuando la vida nos aprieta? Es una opción constante de elegir vivir de acuerdo con lo mejor que hay en nuestro interior, con lo que Dios nos ha donado.

Al final de la tarde, el Padre nos ayudó, con un ejercicio de relajación, a compartir lo reflexionado y vivido durante todo el día, lo que hicimos en un ambiente de sencillez y libertad.

Culminamos el día con la celebración de la Eucaristía.

El domingo marchamos de excursión a la montaña, a la Dehesa de Cercedilla, donde disfrutamos de una bonita mañana de sol y expansión comunitaria que nos sirvió para ensanchar los pulmones de aire limpio y coger fuerza, ánimo e ilusión para vivir nuestra vocación con pasión.

Prov. Madrid-Santa Luisa

Comentario