Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Formación > El acompañamiento: «caminar delante, en medio y detrás»(eg 31)
Formación

El acompañamiento: «caminar delante, en medio y detrás»(eg 31)

El sábado 18 y el domingo 19 de enero, nos reunimos en Madrid las Hermanas Sirvientes que acompañan a las Hermanas en Formación Inicial en Misión, así como el Equipo del Seminario y Responsables del Postulantado, para tratar de “compartir el pan en el camino”, que es lo que significa “acompañar”.

               El P. José Antonio González C.M., es el encargado de orientarnos, dar pistas, para que nuestro cometido alcance sus objetivos, nos dice que acompañar es un arte, un acto de amor, es un darse… y quizá aquí se podría dar punto y final al encuentro y ponernos a ahondar en lo que eso significa. Sin embargo seguiremos analizando los puntos que nos han servido de título

Acompañamiento en el CAMINAR DELANTE:

            Quien acompaña ¿por qué camina delante?… porque somos conscientes, conocemos y hemos descubierto.

  1. Somos conscientes de una experiencia que nos antecede
  2. Conocemos los tipos de acompañamiento (vivido o padecido)
  3. Hemos descubierto algunas dificultades del acompañamiento hoy.

             Un acompañamiento centrado en la persona, no en el problema, no se trata de solucionar un conflicto, sino que la persona en su totalidad crezca. La historia personal, casa y cuna del misterio.

           Este acompañamiento no carece de normas, sin embargo, éstas han de ir descubriéndose progresivamente y no imponiéndose, pues nuestro acompañamiento no debe ser “aquello con lo cual y sin lo cual, uno queda tal cual”, nos decía José Antonio.

Terminamos la jornada de la mañana con la Eucaristía.

   La tarde de este primer día la comenzamos con una oración a María y con el acompañamiento CAMINAR EN MEDIO que nos lleva:

  1. Al ambiente o atmósfera
  2. A los modelos/propuestas de acompañamiento.

Lo haremos de la mano, principalmente, de Amadeo Cencini que nos dice que el acompañamiento es un “proceso a través del cual el mundo subjetivo de un individuo, es transmitido-proyectado, sobre otra persona, que lo reelabora a la luz de criterios precisos y después lo devuelve al sujeto en forma modificada para que se reapropie del mismo”

  Para ello debe darse ciertas condiciones, tanto en el acompañado como en el que acompaña.

Acompañado:

  • Claridad
  • Corrección de motivaciones
  • Deseo firme de crecimiento
  • Disponibilidad personal
  • Confianza en la dirección y capacidad de entrar en relación
  • Espíritu de sacrificio ante la frustración

Acompañante:

  • Sabiduría espiritual
  • Conocimiento de si: de sus áreas libre y no tan libres
  • Capacidad de conocer al otro
  • Capacidad de ayudar al joven a discernir la acción de Dios en él
  • Arte de saber dosificar acogida y provocación, comprensión y confrontación, paciencia y urgencia, conciencia del propio rol y la de ser un mediador
  • Saber presentar y ofrecer la imagen reelaborada del yo como expresión más verdadera y auténtica del yo mismo.

Y todo esto enmarcado en un saber ESCUCHAR, PREGUNTAR, HABLAR y CALLAR.

Otro de los puntos a tratar fue la relación de ayuda o couselling, que es un modo de relación en el que una persona experta trata con otra que está en situación de crisis.

      Las actitudes básicas para llevarlo a cabo son:

  • Empatía
  • Aceptación incondicional
  • Autenticidad o congruencia

      Y las etapas del proceso:

  1. Auto-exploración que acoge y comprende, percibe la necesidad de ayuda por parte del counsellor y por parte del ayudado el reconocer sus modos de vivir y relacionarse inefectivos y adulterados, una especie de auto-diagnóstico.
  2. Auto-comprensión que ayuda a ver la relación y raíz de los problemas por parte del ayudante y por parte del ayudado el que se dé cuenta de que aún cuando el problema tenga sus causas fuera, o sea producido por un tercero, en todo caso, es propio.
  3. Acción que es la meta del counsellor elaborando un plan de acción por su parte y optando por el cambio por parte del ayudado, para el propio crecimiento y maduración.

Por lo que se refiere al CAMINAR DETRÁS, se nos habla de la necesidad de dejar que el otro “se lance”, de que crezca y madure, que afronte la realidad, que se proponga cambiar, que pueda tomar decisiones apoyadas en valores…. Para ello potenciaremos que el acompañado busque estar en una apertura interior, que se resista a caer en la mediocridad, que abrace sus heridas.

             Todos estos procesos, como se puede suponer, requieren tiempo, paciencia, oración, serenidad…que el acompañante vaya madurando al tiempo que el acompañado, pues nadie da lo que no tiene..

             También nos hizo referencia y comentarios José Antonio a un libro de Xosé Manuel Domínguez Prieto titulado” El arte de acompañar”.

             Y por último nos unimos al Papa Francisco en la Evangelii Gaudium en los números 169 al 173 que no tiene desperdicio  y que podemos leer y saborear.

            Todos necesitamos ser acompañados de algún modo y todos en alguna circunstancia habremos acompañado a alguien, vivamos de tal manera que no necesitemos un gran esfuerzo para hacerlo, sino simplemente dejemos correr la VIDA.

Provincia de Madrid-San Vicente

Comentario