Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Enseñanza > 50 Años sembrando ilusiones
Cincuentenario del Colegio Virgen Milagrosa de Sevilla

50 Años sembrando ilusiones

Miradas al pasado reciente, la satisfacción por el momento que se vive en la actualidad  y  grandes ilusiones,  se encontraron el 23 de noviembre para celebrar una Eucaristía en la Catedral de Sevilla, como  acción de gracias por 50 aniversario fundacional del Centro Virgen Milagrosa.

Profesores, alumnos, padres y madres, personal de administración y servicios, antiguos alumnos, Hijas de la Caridad, quisieron estar presentes en tan emotiva celebración, que fue presidida por D. Juan José Ajenjo Pelegrina, arzobispo de Sevilla y concelebrada por distintos sacerdotes vinculados todos, de una u otra forma, a nuestro Colegio. 

Sor María del Carmen Polo Brazo, Visitadora de las Hijas de la Caridad de la Provincia España-Sur, saluda a todos los asistentes. Qué bien conoce ella este Colegio, donde ha sido alumna, profesora y directora.

“En todo origen de un proyecto siempre hay una intuición, un sueño sobre el que se asienta el desarrollo del mismo. En todo» aniversario» hay una renovada esperanza de aquella primera intuición.

El origen del Colegio Virgen Milagrosa, el hoy y el mañana hablan de fidelidad y perseverancia, de trabajo bien hecho y misión común. La semilla que un día se plantó con tanta ilusión, ha dado fruto y sigue creciendo-

Hoy traemos ante el Señor a este sencillo Colegio para agradecerle, unidos, sus primeros cincuenta años de vida, entregarle su presente y confiarle su futuro. Que Él bendiga cada acción realizada para su gloria y siga orientando el camino. Con estos sentimientos comenzamos la Eucaristía”

               El Sr. Arzobispo agradeció personalmente a las Hijas de la Caridad su tarea, y recordó cariñosamente cómo las Hermanas habían sido parte de la trayectoria educativa de su infancia en su localidad natal de Sigüenza.

Desde el reconocimiento a la labor realizada durante estos años por la Comunidad Educativa en el marco del Ideario propio, nos recordó que la Escuela Católica no tiene otra razón de ser que la evangelización, ofreciendo lugares y momentos de encuentro con Jesús de Nazareth. Sus palabras hicieron también referencia a la actualidad del carisma vicenciano en la sociedad en la que vivimos, invitándonos a seguir trabajando en futuros proyectos educativos para la educación integral de niños y jóvenes. 

                La celebración contó con el extraordinario marco que dibujó con sus cantos la Coral de la Parroquia de San Felipe Neri.

Sor María Pilar Rendón de Dueñas, Titular del Centro Virgen Milagrosa, da gracias por cuantas bendiciones ha recibido el Colegio a lo largo de estos 50 años, así como por la labor evangelizadora que, con la ayuda del Señor, ha podido realizar.

Si bien durante estos años, desde nuestros corazones ha ido brotando una profunda acción de gracias al Señor, que se nos ha hecho presente de muchas maneras, al celebrar este  cincuentenario  no podemos dejar de expresar, no solo la actual Comunidad educativa, sino también las que nos han precedido, los sentimientos que nos invaden, y  nada mejor que proclamar nuestro ¡Magnificat!

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR

Por su INSPIRACIÓN Y constante bendición a todos los que soñaron, sembraron e hicieron posible que le semilla Vicenciana cayera en buena tierra y diera sus frutos.

Por la ayuda y acompañamiento de la Virgen Milagrosa, verdadera y gran titular del Centro.

Por la cercanía, estimulo  y apoyo que siempre hemos experimentado de nuestros Pastores, y que hoy presiden esta celebración fortaleciendo nuestra comunión eclesial

Por las huellas que nos han ido dejando las distintas Comunidades Educativas, siempre fieles a nuestro Carácter propio vicenciano y luchando por hacer de nuestra Escuela una auténtica plataforma de evangelización.

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN DIOS MI SALVADOR

Porque esta celebración revitaliza nuestro compromiso y nuestra ESPERANZA para seguir luchando por un modelo de escuela intercultural, que desde la pasión y el AMOR SEA EVANGELIZADORA  en apertura a todas las razas, lenguas, pueblos y naciones,  y nuestros alumnos y alumnas en actitud de superación continua caminen apostando por la apertura a la trascendencia, la propuesta del encuentro con Jesús de Nazaret y la pasión por los más vulnerables y Pobres.

Por todo ello ¡Magnificat!

Comentario