Hijas de la Caridad España-Sur > Noticias > Acción Social > 25 aniversario de Colichet
Comunidad Margarita Naseau-Málaga

25 aniversario de Colichet

La parábola de los obreros de la Viña nos hace recordar a los que el Señor de la Viña llamó a primera hora del día y ellos respondieron con prontitud, después llamó a los de la hora sexta y así hasta la hora undécima, y todos respondieron diligentemente. Parece que al Señor de la viña no le importó la hora del comienzo del trabajo sino quizás la actitud de la respuesta. Fue Él quien dio el valor al trabajo hecho no a las horas trabajadas.

Aquí estamos en la viña de la Casa Colichet. Así en la hora primera El Señor llamó a las puertas del Obispado de Málaga, a Caritas, a las Hijas de la Caridad, a los obreros que tendrían que adecuar la casa; a los profesionales de la salud, a los Hermanos de San Juan de Dios, y en sucesivas llamadas a los habitantes de Churriana, a multitud de voluntarios generosos, al personal que se fue ocupando de nuevos trabajos. Y así a tantos otros.

Todo ello para acoger a aquellos a los que la nueva pandemia enviaba a la cuneta de la vida sin recursos y sin medicinas. Desde el primer momento ellos fueron el motivo de este revuelo que ya dura 25 años, 25 años durante los que día a día se va operando el milagro del Servicio, de la generosidad y también de la salud.

Este tiempo nos ha permitido ayudar, curar, acompañar, desarrollar facultades, ofrecer otra vida sin ataduras, orientar la mirada a otros caminos más liberadores y vitales.

Quiero tener presente a todos aquellos para los que la Casa Colichet ha sido su casa, en donde han encontrado lo que la vida les negó fuera, los que han gozado de cariño, acogida, salud y también a los que ya no están porque la enfermedad pudo más que nuestros esfuerzos.

Hoy tras 25 años, tenemos la maravillosa ocasión de encontrarnos los que fuimos llamados a todas las horas, de recordar los trabajos, esfuerzo, entusiasmo que hemos ido poniendo en esta casa y sus habitantes. Hoy este magnífico grupo de amigos, nos reunimos para dar gracias al Señor por haber hecho de nuestra vida algo útil en el servicio a los hermanos más necesitados.

Que mejor medio para dar gracias que celebrar juntos esta Eucaristía La acción de Gracias por excelencia. Estos 25 años han tenido muchos claro-oscuros, como la vida misma.

Me gustaría ser humilde para reconocer nuestros fallos y ser poetisa para poder cantar los gestos de Amor que se han realizado siguiendo a Jesús de Nazaret como Manantial y Modelo de toda Caridad.

A continuación os dejamos también dos textos más sobre el aniversario de Colichet. Dos momentos muy concretos y emotivos de la eucaristía: el Ofertorio y la Acción de Gracias.

LEER AQUÍ EL OFERTORIO.

LEER AQUÍ LAS GRACIAS.

Comentario